Historias para compartir: ¿A qué huele el Yoga?

Como aquel famoso anuncio de compresas donde preguntaban a qué olían las nubes, me pregunté a qué huele el Yoga. El Yoga tiene un olor muy especial, un olor que generalmente es muy agradable a todos nuestros sentidos, no sólo al sentido del olfato.

El Yoga huele a paz, a ilusión, a calor, a salud, a amor, a esperanza, a integridad, a armonía, a amistad, a fuerza, a libertad. Sustantivos que a todos nos gustaría unir en uno solo, al igual que cuando practicamos cualquier asana, en la que buscamos la tan deseada unión de cuerpo, mente y alma que nos lleve a un equilibrio físico, mental y espiritual óptimo.

Otras veces, las menos afortunadamente, el Yoga huele a chamusquina, a podrido, cuando utilizan la palabra Yoga para buscar únicamente la unión de cuerpo, cuerpo y cuerpo y sobre todo para buscar la forma de engordar sus cuentas corrientes y pasándose por el forro Yamas, Niyamas, etc., mercadeando con algo que fue creado para el bienestar de toda la humanidad y no sólo de unos pocos.

Pero, como decía antes, afortunadamente eso sucede las menos veces, y que cada persona, elija el Yoga que elija, sea lo más feliz que pueda con su práctica sin hacer daño a los demás. Yo, como mi buen amigo Justo Injusto, opino que el Yoga huele y olerá a aquí y ahora.

Miguel de Victor es director de Yoga Estudio Cobeña

http://www.yoga-estudio.es

Être Sociable, partagez !

Est-ce que vous avez aimé cet article ?

Abonnez-vous à notre FLUX RSS que vous ne manquiez de rien

Autres articles sur
Par • 11 décembre 2012 • section : Histoires à partager