Zaira Leal

'; $fincen=''; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

Zaira Leal abre su Escuela online
Publicado el 2 Abr, 2018

Si los yogins de hace mil años levantaran la cabeza se sorprenderían de ver la cantidad de avances que disfrutamos hoy día como si nada y que en su tiempo eran impensables. Textos yóguicos como el Yoga Sutra hablan de súper poderes que resultan de una práctica espiritual dedicada. Quizá te parezca curioso que algunos de ellos se refieren a capacidades como ver desde lejos, escuchar desde lejos o poder alcanzar cualquier lugar. Escribe Zaira Leal. [1] Aunque es cierto que tales virtudes eran propias de hombres y mujeres muy especiales, que jamás alardeaban de ellas, también lo es que en este momento de desarrollo en el planeta todos tenemos a nuestro alcance herramientas que nos permiten ver lo que sucede al otro lado del mundo, hablar con nuestros amigos, aunque estén a miles de kilómetros de distancia, o poder hacer llegar nuestro trabajo a cualquier rincón y lugar por muy lejos que esté. Esta gran herramienta para la comunicación y la conexión entre humanos es internet. Sé que no se trata de nada nuevo para ti porque ya existen numerosas plataformas fantásticas de yoga en internet, pero yo quiero presentarte, con mucha emoción, mi proyecto de escuela online. El yoga es un camino en evolución en todos los sentidos y creo que desde siempre los yogins fueron seres de lo más abiertos a la novedad, a la expansión y a las canalizaciones de energía naciente. Los logros en mi camino personal distan mucho de las maravillas de las que hablan los textos clásicos, pero me gusta sentir que la intención de difundir bondad y amor es la misma. Así que desde hace tiempo he estado trabajando pasito a pasito en esta nueva manera de enseñar y compartir. La escuela online zairalealyoga [2] nace como un espacio desde donde puedo ofrecer cursos, meditaciones y clases para todos. Tras la publicación de mi primer libro Una fiesta para el alma, me llegaron bastantes mensajes de personas que no tenían acceso a acudir a clases de yoga en un estudio. A veces se debía a que vivían en un pueblo alejado de la vida urbana, otras porque su vida ajetreada les impedía tomarse el tiempo para desplazarse a un estudio y hacer un curso de fin de semana, incluso me han escrito personas que tienen que cuidar de un familiar enfermo y apenas pueden dedicar tiempo a sí mismos. ¿Es para ti? Me gusta trabajar despacio, poco a poco y desde el corazón de modo que en la escuela online zairalealyoga no encontrarás miles de programas o clases, pero sí estarán disponibles cursos preparados con detalle que ofrecen grandes herramientas y materiales que han sido elaborados para tu despertar y transformación. ¿Conoces esa sensación de mareo cuando vas al supermercado y ves que hay tantos productos donde elegir que te empieza a dar vueltas todo? Quizá alguna vez te has sentido desorientado cuando buscabas una respuesta a algo y el feeder de la pantalla de tu ordenador te mostraba un aluvión de artículos con información contradictoria. Esta es la razón primordial por la que prefiero ofrecer menos programas, pero con contenidos más profundos.  Recuerda también que la paciencia es un aspecto primordial en el camino interno y sólo siendo paciente y constante conseguimos hacer los grandes cambios que buscamos cuando nos metemos en esto del yoga. Sé que con el tiempo creceremos juntos, tú, yo y la escuela online zairalealyoga, y por eso me gustaría hacerlo escuchando también lo que a ti te gustaría ver en la plataforma. Me interesa tu evolución por encima de todo, eres un ser andando su propio camino evolutivo que, por razones sutiles, ha elegido mi trabajo y mis palabras para apoyarse en su despertar personal. Tu presencia no sólo es valiosa para mí, sino que también lo es para el planeta que nos acoge en sus brazos y para el universo entero. Por ello, al participar en mi escuela online podrás contar con un apoyo real, tanto personal como energético. Siempre respondo a los mensajes lo antes posible y tanto a mí como a mi equipo nos encanta estar en contacto con los lectores y alumnos, ¡tu voz y tus deseos cuentan mucho para mí! Con frecuencia escucho que las redes sociales no crean relaciones reales o que la interacción en la materia con otras personas es lo único que vale si queremos ser felices. Difiero. Y opino que, sí, es cierto que el anclaje en el cuerpo-mente-corazón es la base para vivir todo lo demás, pero las relaciones en el plano virtual son también muy enriquecedoras. Yo misma he participado en talleres y programas online que me han ayudado mucho a dar grandes pasos tanto interna como externamente. Los cursos, webinars y clases en la escuela online zairalealyoga [3]están diseñados para que los trabajes una y otra vez porque tienen mucha profundidad de contenido. Podrás sacar partido de ellos durante mucho tiempo porque te permiten renovarte de manera cíclica, como la naturaleza. Es el perfecto contrapunto para una sociedad donde lo que prima es el usar y tirar. Súmate al deseo de sumergirte en profundidad y acertarás. ¿Qué encontrarás? La escuela online zairalealyoga [4] nace con el programa estrella Mujer Radiante en su versión online, es el curso definitivo para el despertar de la esencia femenina en las mujeres, capaces de sanar y de transformarse permitiendo así cambios cuánticos en sus vidas; con el programa Momento Oasis de meditaciones guiadas para personas on-the-go que disponen de poco tiempo, pero que cuentan con un deseo auténtico de llevar una vida de celebración consciente; también encontrarás clases de yoga de treinta minutos para todos los días. En otoño, también podrás cursar virtualmente Vida Radiante, el programa básico sobre estilo de vida y bienestar ayurvédico para hombres y mujeres. Cada semana iré añadiendo una clase de yoga, webinars con temas específicos relacionados con el yoga, el ayurveda y el estilo de vida espiritual que tanto nos beneficia a todos. Iré añadiendo otros talleres que desvelaré a su debido tiempo. Además, seguiré compartiendo contigo mi blog personal, artículos sobre yoga, ayurveda y espiritualidad en publicaciones como Yoga en red también en el ámbito virtual sin dejar de lado las clases presenciales, talleres monográficos y la formación anual de profesores de yoga. Si has llegado hasta aquí es porque confías en mi trabajo y te interesa lo que te ofrece. ¡Gracias, de corazón! Anímate a echar un vistazo a la escuela online desde la página inicial de zairalealyoga.com. Estoy deseando que la visites y que compartas conmigo tu opinión y sugerencias. Nos vemos muy prontito. Bendiciones de Luz, Sabiduría y Amor para todos Namaste, [5] Zaira Leal es autora de Una fiesta para el alma, Ed. Urano 2014, y de un segundo libro que se publicará en junio de 2017. Se considera yoguini desde la cuna y empezó a enseñar yoga en el año 2000. Imparte clases públicas y formaciones para profesores de yoga y meditación, programas de perfeccionamiento para profesores, así como talleres monográficos de salud y temas para la mujer. También trabaja como coach de salud y bienestar del estilo de vida ayurvédico. Lingüista, es máster en enseñanza y está acreditada en diversos estilos de yoga, meditación y ayurveda. Más información: zairalealyoga.com [6] / www.facebook.com/zaira.leal.5 [7] | ©zairaleal [8]   [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2018/04/Zaira-Online.jpg [2] https://zairalealyoga.classonlive.com/catalogo [3] https://zairalealyoga.classonlive.com/catalogo [4] https://zairalealyoga.classonlive.com/catalogo [5] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2016/12/Zaira-Leal-3.jpg [6] http://zairalealyoga.com/ [7] https://www.facebook.com/zaira.leal.5 [8] https://www.instagram.com/zairaleal/

[+]


'; $fincen=''; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

Yamas y Niyamas para la mujer
Publicado el 5 Mar, 2018

Te propongo un recorrido por los yamas y los niyamas como guía hacia el florecimiento de una nueva era de convivencia y de cooperación humana. Ahondaremos en nuestro propio interior para sanar y liberar todas las formas de maltrato que nos impiden brillar radiantes y con toda la fuerza de nuestro esplendor femenino. Escribe Zaira Leal. [1] El 8 de marzo se celebra el día internacional de la mujer, y el despertar de lo femenino divino es uno de los grandes focos de mi trabajo y del programa 'Mujer Radiante'. Aunque quienes habitamos un cuerpo de mujer somos conscientes, en mayor o menor medida, de nuestro poder intrínseco, aún son muchos los desequilibrios sociales y personales entre ambos sexos. Si no fuera así, ¿por qué tendría que haber institutos para la igualdad y organismos similares? Los antiguos patrones de la dominancia patriarcal están entretejidos de una manera tan sutil en la psique colectiva que muchas veces somos nosotras mismas quienes perpetuamos el machismo. Las mujeres occidentales contamos con un apoyo estructural de la sociedad que nos permite hacer un trabajo de liberación, impensable desgraciadamente para muchísimas mujeres en nuestro planeta; incluso en nuestro país siguen amontonándose los crímenes por violencia machista. Sin embargo, en el artículo de hoy te invito a que hagamos una revisión personal ahondando en nuestro propio interior para sanar y liberar todas las formas de maltrato que nos impiden brillar radiantes y con toda la fuerza de nuestro esplendor femenino. Para ello propongo un recorrido por los yamas y los niyamas como guía hacia el florecimiento de una nueva era de convivencia y de cooperación humana. Además, en cada uno, expongo un patrón femenino encubierto que puede ser transformado; se trata de memorias de nuestro pasado, patrones de comportamiento y pensamiento soterrados en las capas profundas de la mente. Y, por último, dedico a todas las mujeres y, en especial a las más jóvenes, una afirmación de empoderamiento. Todas somos de algún modo víctimas del abuso y de la violencia más sutil, que a veces proviene de seres con cuerpo de hombre y de viejas estructuras machistas, pero en otras ocasiones también somos nosotras las causantes. Cada vez que le damos a él la porción más apetitosa o que le permitimos que alce la voz o nos haga un desplante, estamos contribuyendo a la desigualdad y al maltrato. Sí, mujer, todos somos responsables y, lejos de desanimarnos, esto debe llenarnos de esperanza porque quiere decir que juntos podemos transformar la sociedad llenándola de amor, paz y cooperación. La metamorfosis comienza con nuestra propia manera de pensar, de hablar y de actuar con respecto a nosotras mismas y con respecto a ellos. Los yamas y niyamas yóguicos son diez virtudes divinas que orientan el comportamiento de quienes nos dedicamos a la espiritualidad en el mundo. Los cimientos de una vida espiritual no son sólo las posturas o la meditación, sino una base sólida de conducta ética y moral para contigo misma y para con los demás. --Ahimsa, la práctica de la no violencia, es el deseo de apoyar y proteger todas las formas de vida. Cada vez que somos agresivas con nosotras mismas, cada vez que nos juzgamos, nos castigamos o nos negamos, estamos perpetuando la violencia. También cada vez que nos ponemos en la presencia de alguien que nos trata de ese modo. Patrón a transformar: La complaciente, el patrón de mujer que siempre complace las necesidades de los demás antes que las suyas propias. Alterar nuestros cuerpos para ajustarlos a los cánones machistas de belleza también es un acto de violencia. A nuestras hijas… Ámate primero a ti misma y honra lo que tú sientes por encima de todo. --Satya, vivir en verdad como forma de amar lo que es, honrando por encima de todo nuestra esencia primordial, el principio femenino divino. Hablar o actuar en contra de nuestros sentimientos es una violación de la verdad. También lo es hablar mal de otras mujeres o de los hombres. Patrón a transformar: La “buena mujer”. ¿Estás siendo “buena” para cumplir con una idea cultural de lo que debes ser como mujer? ¿Estás ocultando lo que realmente sientes en relación a una situación concreta con los hombres de tu vida? A nuestras hijas… Atrévete a decir “no”, incluso atrévete a gritarlo con fuerza si fuera necesario. --Asteya, no robar, te enseña a ver que todo lo que necesitas lo tienes ya en tu interior y que no hay nada ahí afuera que pueda proporcionarte amor o dicha. Patrón a transformar: La mendiga de amor. ¿Estás soportando una situación de maltrato por miedo a no tener el amor o la seguridad que crees que te proporciona esa persona o circunstancia? Si es que sí, estás robándote a ti misma la oportunidad de recibir un amor más puro y verdadero. A nuestras hijas… La vida y el mundo están repletos de amor hacia ti y llenos de todo lo que puedas necesitar. --Bramacharya, el uso consciente de la energía sexual que nos lleva a celebrar el mundo como la realización del deseo de la divinidad por manifestarse. Este es un tema muy sensible, pues cada vez que hemos hecho el amor sin que nos apeteciera, cada vez que hemos intimado con alguien sin que hubiera amor, hemos permitido que ultrajaran nuestro cuerpo-mente-corazón. Patrón a transformar: La prostituta. Este es el patrón de mujer que vende su cuerpo como un objeto de placer, sin tener en cuenta la unión mística que proporciona la sexualidad sagrada. ¿Alguna vez has sentido que utilizabas el sexo únicamente para complacer a tu pareja o para recibir un falso cariño? A nuestras hijas… Tu cuerpo es un templo sagrado, respétalo por encima de todo. --Aparigraha, el desapego, nos enseña a fluir con confianza por las corrientes de eterno cambio que es la vida. Siempre que te aferras a una situación o a una persona cuando sientes que vuestra relación ya se ha acabado o necesita una transformación, estás impidiéndote a ti misma fluir a través de tu propia vida. Patrón a transformar: La resignada. El miedo es lo que más nos paraliza, pero si estamos vivas, aún tenemos la esperanza de cambiar nuestras circunstancias. No tienes por qué resignarte a nada, el universo te apoya en tu evolución, puedes dejar partir todo aquello que ya no te sirve tal y como está. A nuestras hijas… Tu vida es un viaje heroico en el que vas de aventura en aventura. --Saucha, la pureza de nuestro entorno, de nuestros cuerpos y también de nuestros pensamientos, palabras y acciones. Nuestras relaciones pueden ser inocentes y puras, como el amor alegre y juguetón que comparten los niños. Cuando te sientes sucia en presencia de alguien o cuando sientes que una situación o persona están llenas de toxicidad, es hora de hacer algo al respecto. Patrón a transformar: La mujer de falsas apariencias. Muchas veces escondemos lo que realmente sentimos bajo una capa de glamour, brillo y purpurinas que nos lleva a actuar de manera retorcida o malintencionada, aunque en la fachada ofrezcamos una amplia sonrisa. A nuestras hijas… Eres un ser puro, inocente y luminoso. --Santhosha, el contentamiento que nos hace ver que tenemos justo lo que necesitamos para nuestra evolución y que todo en la vida sucede de acuerdo a un grandioso plan divino. Esto despierta la gratitud auténtica de tu corazón y con ella viene la abundancia espiritual. Patrón a transformar: La desagradecida. Cuando santosha está funcionando en tu vida, sientes una gratitud inmensa hacia todo lo que te sucede y hacia todas las personas con quienes te encuentras. Sabes aprovechar las enseñanzas que cada circunstancia te trae y sabes que cuanto antes comprendas, antes se transformará. A nuestras hijas… Aquí y ahora tienes todo lo que necesitas para seguir evolucionando. --Tapas, la disciplina del fuego ardiente del corazón que nos aporta el poder, la determinación y la resistencia de conciencia para seguir adelante. En el camino de la espiritualidad, y también en el de la igualdad, se avanza pasito a pasito, conquista a conquista, por muy insignificantes que nos parezcan. Requiere constancia y grandes dosis de lo que a mí me encanta llamar “el esfuerzo sin esfuerzo”. Patrón a transformar: La perezosa. Nuestra vida es muy valiosa y ya no hay ni un segundo que perder. Levantémonos del sofá, apaguemos el móvil y dediquémonos con empeño al despertar de nuestro Ser y de nuestra esencia femenina. A nuestras hijas… ¡Tú puedes! --Swadhyaya, el estudio del Ser que nos lleva a leer y estudiar la naturaleza de nuestra esencia divina. Es una invitación a ir hacia adentro, no sólo a través de tu práctica personal sino también con la ayuda de la experiencia de autores externos y de textos sobre espiritualidad. Estudiar cómo lo han conseguido otras mujeres antes que nosotras es un gran apoyo en el despertar personal y global, además, nos hace sentir acompañadas en esta aventura intrépida del despertar femenino auténtico. Patrón a transformar: La desempoderada. Aunque le hayamos dado nuestro poder a otra persona o circunstancia, podemos recuperarlo. Somos muy afortunadas porque hoy en día hay muchos recursos a nuestro alcance en forma de libros, blogs, vlogs, etc. A nuestras hijas… Ábrete a recibir las enseñanzas sabias de quienes han caminado antes que tú. --Ishwara Pranidhana, la entrega devocional a lo divino de quien sabe que su vida sucede de acuerdo a una inteligencia infinitamente bondadosa, amorosa y sabia. No hay nada que temer, podemos relajarnos y confiar en el tejido universal de amor que nos sostiene a todos juntos. Patrón a transformar: La desconfiada. La entrega devocional trae consigo la confianza que nos da alas para volar muy alto. Pon tu corazón en tu partícula divina interior y todo irá bien. A nuestras hijas… Relájate y celebra pues estás acompañada por el universo entero, que te apoya, te protege y te guía como una Gran Madre. Con infinito amor, transformemos todo aquello que nos separa y creemos un mundo de igualdad, cooperación y paz entre hombres y mujeres. Permaneced atentos al lanzamiento de 'Mujer Radiante' online, un programa para el despertar del principio femenino divino en tu interior. ¡Próximamente en tu ordenador! [2] Zaira Leal es autora de Una fiesta para el alma, Ed. Urano 2014, y de un segundo libro que se publicará en junio de 2017. Se considera yoguini desde la cuna y empezó a enseñar yoga en el año 2000. Imparte clases públicas y formaciones para profesores de yoga y meditación, programas de perfeccionamiento para profesores, así como talleres monográficos de salud y temas para la mujer. También trabaja como coach de salud y bienestar del estilo de vida ayurvédico. Lingüista, es máster en enseñanza y está acreditada en diversos estilos de yoga, meditación y ayurveda. Más información: zairalealyoga.com [3] / www.facebook.com/zaira.leal.5 [4] | ©zairaleal [5]   [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2018/03/Grupo-Yoga.jpg [2] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2016/12/Zaira-Leal-3.jpg [3] http://zairalealyoga.com/ [4] https://www.facebook.com/zaira.leal.5 [5] https://www.instagram.com/zairaleal/

[+]


'; $fincen=''; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

Shringara, el amor con más sabor
Publicado el 6 Feb, 2018

“El tema de esta noche es el amor…” dice el primer verso de un poema muy conocido del místico Hafiz. Y puesto que es el tema de hoy y de siempre, mi artículo del mes está dedicado a enaltecer el amor sensualmente real y jugoso, el amor humano, la emoción amorosa llamada shringara en tantra yoga.  Escribe Zaira Leal. [1] En el camino tántrico todo lo que existe es infinita consciencia. Afirmamos la vida, no negamos ni rechazamos nada. De modo que las emociones humanas, como parte de nosotros y de la Consciencia Suprema, son exploradas, comprendidas y respetadas. El tantra nos dice que el variado abanico emocional que experimentamos en nuestro cuerpo-mente-corazón le da una riqueza y profundidad increíbles a nuestra vida en la Tierra. La palabra en sánscrito para emoción es “rasa”, que significa sabor, agua, jugo o esencia. No sólo en sentido figurado, pues los distintos sabores que nuestras papilas gustativas descubren en cada bocado son también “rasas”. La verdad es que mi vida sin emociones sería de lo más triste y aburrida. ¿Recuerdas esa sensación de no poder degustar nada cuando estás enfermo con un fuerte catarro y cómo se crea un sentimiento de apatía que hace que no quieras comer? Pues ahora imagina que eso te pasara con tus emociones, que no pudieras sentir ni amor, ni compasión, ni rabia, ni miedo… probablemente perderías el apetito por la vida; entonces ¡dejarías de ser humano! Amor, belleza y sentimiento estético Shringara es la combinación del amor, la belleza interior y el sentimiento estético de quien danza con lo divino y con la vida. Shri- es también uno de los nombres con los que se evoca a la diosa Lakshmi, reina de la buena fortuna y de todas las cosas hermosas. y alude a la luz iridiscente del principio femenino divino que emana del corazón de todos los seres. Amar es la meta primordial del camino espiritual y del yoga, el gran paradharma de la humanidad, nuestro gran destino conjunto. Deseamos fusionarnos con la existencia entera, integrando de una vez por todas que la aparente dualidad existe para que celebremos y gocemos en el baile de los eternos polos complementarios. En una pareja uno es Shiva y el otro Shakti, uno es la espada, el otro el cáliz, el bastón y el loto o el lingam y el yoni. Pero el reencuentro de opuestos en el exterior viene a poner de manifiesto la unión indisoluble entre dios y diosa en nuestro interior. Una persona que ama, ve la belleza en el objeto de su amor y, visto desde otro ángulo, lo bello siempre invita a ser amado. Esta relación entre amor y belleza despierta el sentimiento estético que nos lleva a recrearlo no sólo a través de los objetos materiales, sino también con nuestras palabras y pensamientos. Aunque es cierto que la estética cultural difiere entre los distintos pueblos de la tierra, existe un anhelo de belleza y amor común a los seres que habitamos el planeta. Digamos que todos amamos por igual una flor, la sonrisa de una persona enamorada o la brisa con olor a jazmín en una noche de verano. Celebración de auto-amor Amarse a uno mismo es la base sobre la cual se construye la red de amor hacia los demás. El camino espiritual debe llevarnos a ver la propia belleza, a honrarnos, respetarnos por encima de todo y tratarnos a nosotros mismos como dios o diosa. Cada vez que antepones las necesidades de otros a las tuyas propias, cada vez que te niegas, te enjuicias o haces algo contrario a tu naturaleza, estás odiándote. A mí me cuesta mucho comprender esta verdad esencial. En seguida empiezan a aparecer voces en mi cabeza que dicen que eso es egoísmo, falta de fraternidad o de compañerismo. ¿Eres la que esperabas a que otros se sirvieran para comer tú lo que quedaba en la fuente o quizá el que sacrificaba todo su tiempo en cumplir con las expectativas de sus mayores y acababa totalmente vacío? Llegó el momento de decirle adiós a ese patrón para empezar una nueva relación contigo mismo/a. Libérate de la idea de ser la niña o el niño bueno porque una vez que lo hagas podrás amar aún más y, a la vez, ser amado/a por ser quien tú realmente eres. Pero ¡ojo! porque esta forma de amar no tiene nada que ver con el narcisismo. Amarse a uno mismo no es consentirse los caprichos tontos, ni complacer a las diferentes personalidades o memorias de karmas pasados que hay en uno mismo. Me resulta paradójico observar cómo en una sociedad tan egocéntrica, en la que muchas personas piensan únicamente en sí mismas, nadie es feliz ni sabe relacionarse consigo mismo de una manera sana y equilibrada. Amarse es descubrir la bella esencia que mora en el corazón de los billones de células en tu cuerpo-mente-corazón y cultivar una vida espiritual que adore la consciencia suprema tanto en uno mismo como en los demás. Un ejemplo sencillo de auto-amor sería seguir una dieta sana o un estilo de vida en armonía con la naturaleza. Amor entre tú y yo Shringara tiene también una dimensión humana, pasional y erótica. Es el amor de “ser” que busca a otro “ser” para vivir la unión de cuerpos, mentes y almas.  La tradición del tantra yoga está repleta de parejas sagradas que hacen el amor eternamente, es más, no existe dios sin diosa ni viceversa: Rama y Sita, Krishna y Radhe, Shiva y Parvati… tú y tu pareja. Este segundo desarrollo del amor no sólo tiene un aspecto carnal, sino que también trae consigo el deseo de recorrer el camino interno junto a otro ser humano. Nos unimos en pareja para apoyarnos mutuamente, compartiendo, cooperando y celebrando cada instante de vida. Se trata de un acompañamiento íntimo y personal para el despertar de la consciencia. Tiene un lado juguetón muy hermoso, y aun cuando ya has vivido muchos años en tu cuerpo físico conserva su inocencia y jovialidad. El amor entre tú y yo no sólo tiene una dimensión erótica, ya que existen otras vertientes en las que dos personas se aman sin que haya una relación de pareja. El amor entre amigos, entre hermanos, entre padres e hijos también son maneras de amar. Recuerdo una época en mi niñez en la que empecé a reconocer los celos; mi hermano aún no había nacido, así que debería tener tres o cuatro años. El caso es que un día le pregunté a mi madre que a quién quería más, si a mi padre o a mí. Ella sabiamente me respondió que nos quería igual, pero de maneras diferentes. Cuando te entregas al amor hacia otra persona, te pierdes de ti mismo, es como si desaparecieras para estar en el otro. Tu mente, junto con sus insignificantes e incesantes problemas, parece que se esfumara. Es una forma de samadhi, de ser igual que el todo, de dejar de sentir sólo tu pequeñez personal para abrirte a la experiencia de lo absoluto. Amor devocional Una vez que aprendes a amarte en su justa medida y que practicas el compartir ese amor con otro ser definido en tu mundo exterior, empiezas a sentir que tu amor deja de tener una dirección determinada, surgiendo de tu corazón y dirigiéndose hacia la existencia entera, sin límites ni fronteras. Te has dado cuenta de que la misma esencia de amor bello existe en todos los seres que formamos el universo y que, entre todos, creamos lo que llamamos “dios”.  En tantra-yoga el amor a lo divino está lleno de sentimiento, sensualidad, y se tiñe de los colores más humanos. El yogin celebra la vida con emoción devocional y crea bellas canciones como elogio y alabanza. Ya sea al universo en su totalidad o hacia un dios-diosa determinado, Shringara despierta el deseo de amar sin límites y de descubrir la belleza interior en todos los seres. Permite que el amor que fluye de tu corazón sea el más sabroso, jugoso y sensual, una fuente de deleite tanto para ti como para quienes te rodean. Báilalo, ríelo y celébralo en todos sus aspectos. ¡Namaste! [2] Zaira Leal es autora de Una fiesta para el alma, Ed. Urano 2014, y de un segundo libro que se publicará en junio de 2017. Se considera yoguini desde la cuna y empezó a enseñar yoga en el año 2000. Imparte clases públicas y formaciones para profesores de yoga y meditación, programas de perfeccionamiento para profesores, así como talleres monográficos de salud y temas para la mujer. También trabaja como coach de salud y bienestar del estilo de vida ayurvédico. Lingüista, es máster en enseñanza y está acreditada en diversos estilos de yoga, meditación y ayurveda. Más información: zairalealyoga.com [3] / www.facebook.com/zaira.leal.5 [4] | ©zairaleal [5]   [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2018/02/Beso.jpg [2] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2016/12/Zaira-Leal-3.jpg [3] http://zairalealyoga.com/ [4] https://www.facebook.com/zaira.leal.5 [5] https://www.instagram.com/zairaleal/

[+]


'; $fincen=''; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

Sankalpa, cómo crear propósitos que duran
Publicado el 8 Ene, 2018

Qué bonito tener todo un año por delante, colgar el calendario aún sin estrenar y entrar en un ciclo de aventuras, aprendizaje y crecimiento interior todavía no explorado. ¡Me encanta este momento! Escribe Zaira Leal. [caption id="attachment_33316" align="aligncenter" width="605"] [1] (c) Can Stock Photo / coka [2][/caption] Si eres un escéptico, puede que estés pensando que el tiempo no existe o que en realidad el ciclo natural del año solar comienza en el solsticio de invierno. Y tienes razón, pero también es verdad que los primeros días de enero se siente algo especial en el ambiente, la frescura atrevida de quien tiene todo por vivir. La vida nos da la oportunidad de volver a empezar, de hacer borrón y cuenta nueva y de crear nuevas direcciones energéticas para nosotros y nuestras vidas. Personalmente me embarco con toda mi pasión en los primeros días de enero porque es cuando creo mis resoluciones personales para los meses futuros. Para ello utilizo una práctica yóguica muy interesante y que tiene el poder de sostener mis buenas intenciones: sankalpa. Kalpa significa “idea o noción que surge del corazón”, es una afirmación o voto determinado. San significa “igual que”, refiriéndose a que es semejante a tu centro de Luz o a la chispa divina esencial que tú eres. De modo que sankalpa es una resolución que materializa en el exterior lo que tú eres auténticamente. ¿Por qué fallan la mayoría de los propósitos de año nuevo? Las resoluciones de año nuevo más populares están relacionadas con crear una vida más saludable, pero desgraciadamente fallan porque, por un lado, se basan en algo externo más que en lo interno. Las resoluciones externas como hacer más ejercicio o dejar de fumar son fantásticas y traen consigo cambios muy beneficiosos en nuestra vida, sin embargo, un sankalpa sucede en un nivel más profundo. No se refiere a comportamientos externos, sino que se trata de trabajar con los patrones de pensamiento y las creencias que moldean nuestra realidad. Así que con un sankalpa vas al meollo de la cuestión, vas a la raíz de lo que haces en el exterior. Si quieres que tus resoluciones perduren, te recomiendo que trabajes desde ambos planos de tu realidad, desde la dimensión interior que en este caso funcionaría como los cimientos de tu realidad y desde la dimensión exterior, que es lo que ves en la superficie. Si solo trabajas en la superficie, pronto se te caerá lo que has querido construir con tanto esmero y para marzo será un vago recuerdo del camino que querías tomar. Por otro lado, cuando sólo trabajas en la superficie, sin que te des cuenta estás formulando las resoluciones de un modo que, en lugar de cambiar el patrón exterior, lo fortaleces. Existe una ley universal que nos recuerda que aquello donde se pone la atención, crece. De modo que si quieres dejar de fumar y te recuerdas constantemente frases como “he decidido dejar de fumar”, “ya no fumo” o “me veo libre del tabaco”, inconscientemente estás fortaleciendo tu relación con el tabaco porque aún está presente en ti. Sin embargo, si trabajas con decretos como “respiro aire puro” o “estoy conectado con la pureza de la vida” le estarás dando fuerza al nuevo patrón de conducta, que además se basa en un componente esencial de quien tú eres: vitalidad y pureza. Hacer borrón… Para que el sankalpa eche raíces y sea el código que funciona en nuestra vida es fundamental que transformemos los patrones antiguos. Por eso el dicho popular es tan acertado, porque no se puede crear algo nuevo si no se libera lo anterior. El pasado no se puede “borrar”, ni se debe (cuestión de karma), pero sí se puede liberar, transformar y dar continuidad. Es algo así como preparar el terreno en tu jardín: limpias las malas hierbas, arrancándolas de raíz, remueves la tierra, abonas, riegas y lo dejas todo listo para las nuevas plantas. En relación a nuestras resoluciones y los cambios evolutivos que queremos ir dando en nuestras vidas, la manera de hacer esto es estando atentos y observando cuándo los viejos patrones quieren tomar las riendas en nuestro día a día de manera que, antes de que lo hagan, podamos pararnos, respirar y redirigir nuestras acciones, palabras y pensamientos. Podemos empezar con cosas sencillas, como evitar sucumbir a la tentación de comerte un pastelillo de crema. Estás en la cafetería y el camarero te pregunta: "¿Qué le sirvo?". Antes de responder con la lista habitual de alimentos mega azucarados tienes una milésima de segundo para observar la tendencia, liberarla transformándola con la respiración y pedir algo más sano. Momento a momento vas cambiando hasta que llega un día en que ni se te pasa por la cabeza comer algo así porque tu cuerpo-mente te pide algo más nutritivo y lleno de vitalidad. No es tan fácil cuando se trata de condicionamientos mentales o ideas que todos hemos creado sobre la realidad y que determinan nuestra manera de relacionarnos con el mundo. La buena noticia es que el proceso es el mismo que el del ejemplo que acabo de dar. No “quieras”, sé, vívelo En el comienzo del artículo te decía que un sankalpa es una resolución que proviene de tu interior, poniendo de manifiesto la grandeza que ya eres. Las resoluciones acertadas son aquellas que desvelan lo que hay en tu interior. Todo aquello que deseas y necesitas ya está dentro de ti, sólo tienes que aprender a sacarlo al exterior. Vamos a verlo con otro ejemplo claro: una resolución que la mayoría de las personas suele hacer a primeros de año es la de empezar a hacer ejercicio. El problema es que parten de la base de que sus cuerpos son imperfectos-fofos-débiles y de que quieren cambiarlos. Es cierto que hay mucho que mejorar y que pulir en el cuerpo físico de todos, pues el sedentarismo y el estilo de vida generalizado impide que el estado de nuestro físico, independientemente de la edad cronológica en la que se encuentre, sea lo juvenil, grácil y elástico que le corresponde por naturaleza. De modo que, dicho eso, ¿desde dónde estamos relacionándonos con él? ¿Desde el principio de que debemos ser como Heidi Klum o Cristiano Ronaldo? ¿Nos decimos a nosotros mismos que cuando tengamos los muslos más tonificados o los bíceps más voluminosos habremos conseguido alcanzar el ideal? ¿Subimos a la báscula con la actitud de que una vez que marque la cifra buscada habremos “llegado”? Todo eso son metas que normalmente casi nunca llegan. En lugar de pensar en la perfección de tu forma física en un futuro, empieza a vivir su esplendor tal y como es ahora. Celebra su inteligencia, su capacidad de regeneración, la armonía que orquesta todos los sistemas corporales y mantiene el equilibrio. Respira suavemente llevando la atención al sentimiento y las sensaciones internas de tener un cuerpo sano y vibrante. Entonces, con el objetivo de apoyar la naturaleza de lo que tu cuerpo es, elige mantener rutinas saludables de movimiento consciente y ejercicio que agranden aún más esas sensaciones. Un ejemplo de sankalpa en esta área sería: “Mi cuerpo es maravilloso y elijo enaltecer su belleza, elasticidad y dinamismo”. A pesar de que las noticias se empeñen en hacernos creer que el mundo es un desastre y de que todo va mal, la vida es maravillosa y perfecta tal y como es. Hay que hacer un esfuerzo para no creer lo que nos cuentan, saltar por encima de los condicionamientos y enfocarnos en ver todo lo que ya va bien. Requiere determinación y la convicción de que gracias a que muchos vivimos, pensamos y actuamos así otros pueden despertar a la grandeza que es el Universo. Este año elijamos resoluciones que revelan la Luz, la Sabiduría y el Amor del corazón humano. [3] Zaira Leal es autora de Una fiesta para el alma, Ed. Urano 2014, y de un segundo libro que se publicará en junio de 2017. Se considera yoguini desde la cuna y empezó a enseñar yoga en el año 2000. Imparte clases públicas y formaciones para profesores de yoga y meditación, programas de perfeccionamiento para profesores, así como talleres monográficos de salud y temas para la mujer. También trabaja como coach de salud y bienestar del estilo de vida ayurvédico. Lingüista, es máster en enseñanza y está acreditada en diversos estilos de yoga, meditación y ayurveda. Más información: zairalealyoga.com [4] / www.facebook.com/zaira.leal.5 [5] | ©zairaleal [6] [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2018/01/Sankalpa_propositos.jpg [2] https://www.canstockphoto.es [3] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2016/12/Zaira-Leal-3.jpg [4] http://zairalealyoga.com/ [5] https://www.facebook.com/zaira.leal.5 [6] https://www.instagram.com/zairaleal/

[+]


'; $fincen=''; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

Mi “Top 10” del yoga
Publicado el 4 Dic, 2017

Llegó el mes de los días más festivos, con turrón, familia y peces en el río. En casa suenan villancicos desde hace ya ni se sabe, y es que hay clásicos que nunca fallan. Por eso me animé a compartir mi lista de las diez súper-enseñanzas del yoga de las que no podría prescindir jamás, aquellas que reviso de tanto en tanto. Escribe Zaira Leal. [caption id="attachment_32888" align="aligncenter" width="605"] [1] (c) Can Stock Photo / romankosolapov [2][/caption] Son mis diez chispas de sabiduría favoritas, que llevo conmigo a todas partes, me apoyan en los momentos difíciles y me dan aún más impulso en los fáciles. No tienen un orden jerárquico de modo que la primera no es mejor que la última, para mí son todos igual de importantes. Me encantará saber cuáles son tus favoritos, por favor ¡comparte conmigo! 1.El yoga es, ante todo, una práctica para el despertar de la espiritualidad en la materia, en el cuerpo físico, aquí y ahora. Escribiendo este artículo he visto numerosas listas con las diez posturas de yoga más recomendadas, pero en ninguno se habla de que este es un proceso de despertar de Consciencia. Yogins, mantengamos el foco puesto en la idea de que hacemos esto para descubrir quiénes somos auténticamente y la práctica física forma parte de ese proceso como un componente integrante del camino en sí. 2. Somos uno con el campo infinito del Cosmos pues no hay separación entre tú, yo y las estrellas. Entre nosotros existe una pequeñísima diferencia de manifestación, pero en esencia formamos parte de la red unificada de Consciencia. Cuando contemplas el mar, puedes ver las crestas de las olas y la espuma que se forma en sus bordes. Esencialmente, crestas, olas, espuma y agua del fondo, incluso los peces, son un único tejido mostrando diferentes densidades vibratorias, colores y formas. Si sólo contemplamos desde arriba podríamos pensar que tan sólo existe la superficie, que es una cosa diferenciada o que está separada del fondo, ¿verdad? Identificarnos únicamente con la forma externa del cuerpo material nos confunde porque hace que pensemos que somos entidades aisladas las unas de las otras. 3. La primera palabra de tres textos clásicos: Atha, en el Yoga Sutra, significa “ahora” porque el yoga, la unión consciente con el todo, sólo sucede ahora y aquí en estado de presencia plena. Cuando estamos presentes los problemas desaparecen, sentimos la paz de nuestro corazón y tenemos vislumbres de la grandeza de nuestra propia vida. La práctica hace que los momentos aislados de presencia cada vez sean más frecuentes y continuados de modo que despierte nuestro estado natural de ser consciencia. Dharma en el Bhagavad Gita, nos recuerda que existe un orden cósmico sosteniendo todo lo que existe. Cada uno de nosotros desempeña un papel fascinante en el juego de la vida. Aprender cuál es te lleva a abrazar tu propio destino con toda la pasión de tu corazón, entonces te relajas y confías porque sabes que todo está bien en tu mundo. Caitanya en el Shiva Sutra, enfatiza que todo es Consciencia Suprema. Lo que nos gusta y lo que no nos gusta, lo bonito y lo feo, lo denso y lo sutil, la ignorancia y la sabiduría son partes integrantes de la Suprema Realidad. No existe nada mejor allá arriba que debas alcanzar porque todo lo que es está ya en ti y en tu realidad inmediata. 4. Los cuatro pensamientos infinitos que liberan nuestro cuerpo-mente-alma Maitri, la amabilidad infinita que nos lleva a desear compartir felicidad con los demás; Karuna, la compasión infinita hacia quienes sufren y el deseo de aliviar su dolor; Mudito, la dicha infinita ante la felicidad de los demás; Upeksha, la ecuanimidad que nos lleva a crear felicidad para todos por igual. 5.El ayuno sensorial para los cinco sentidos porque hoy en día vivimos en una sobrecarga constante de estímulos. Nuestras puertas de la percepción están tan atascadas que nos resulta casi imposible percibir la realidad de manera directa. Cada día dedico espacios de tiempo a pararme, estar en silencio y respirar suavemente, procesando y dejando partir todo aquello que nubla mis sentidos. 6.Un masaje abhyanga es mi mejor aliado para honrar y habitar mi cuerpo desde el amor más puro. Especialmente durante los meses más fríos, no hay nada como sentir los aceites calentitos sobre la piel y disfrutar de su untuosidad. Alivia el estrés, te enraiza y quizá no tengas acceso a un centro especializado donde puedas recibir uno, pero siempre puedes empezar por dártelo tú mismo. Podrás encontrar indicaciones sobre cómo hacerlo en mi web zairalealyoga.com o en mi último libro Yoga en la cocina. 7. La conexión con el cuerpo-mente a través del movimiento: una práctica que incluya secuencias fluidas que activen y desbloqueen todas las articulaciones y zonas del cuerpo. Que no falten: inversiones, extensiones de columna y la postura dinámica neutra Bowspring como plantilla para la práctica. 8. La respiración consciente porque es la herramienta más efectiva a la hora de volver a nuestro centro de luz, sabiduría y amor. Unos segundos de respiración consciente pueden llevarnos a un estado de presencia plena donde te sientes realmente conectado con el todo. Ella siempre está contigo, despierta en ti la intención más elevada y ayuda a transformar todos aquellos patrones que nos mantienen enganchados a códigos bajos de la mente como son el miedo, las limitaciones o la carencia. 9. La relajación nos ayuda a recargar pilas, reparar todos los tejidos y regenerar todas y cada una de nuestras células. Hace unos meses escribí en otro artículo que, en mi opinión, es la práctica imprescindible en la vida de todo yogin actual. Se acabaron los tiempos de luchar y conquistar, ahora es el momento de volver a un modo suave de avanzar por tu camino, con presencia consciente, sin esfuerzo y llenos de amor. 10. El mantra OM porque es el sonido primordial, el pranava, la palabra original e inherentemente esencial en todo lo que existe. Om no tiene credo ni fronteras, es salam, amén, aum; es el momento de creación, de sostenimiento y de disolución de la realidad; es el antes, el ahora y el después; la unificación del cuerpo, la mente y el alma. Es lo absoluto despierto en cada célula de tu ser, el amor infinito hacia cada pedacito de la creación. La celebración de vida ahora y siempre. ¡Felices fiestas! Seamos amor, ¡Aham Prema! Zaira Leal es autora de Una fiesta para el alma, Ed. Urano 2014, y de un segundo libro que se publicará en junio de 2017. Se considera yoguini desde la cuna y empezó a enseñar yoga en el año 2000. Imparte clases públicas y formaciones para profesores de yoga y meditación, programas de perfeccionamiento para profesores, así como talleres monográficos de salud y temas para la mujer. También trabaja como coach de salud y bienestar del estilo de vida ayurvédico. Lingüista, es máster en enseñanza y está acreditada en diversos estilos de yoga, meditación y ayurveda. Más información: zairalealyoga.com [3] / www.facebook.com/zaira.leal.5 [4] ©zairaleal   [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2017/12/MiTop10Yoga.jpg [2] https://www.canstockphoto.es [3] http://zairalealyoga.com/ [4] https://www.facebook.com/zaira.le

[+]


'; $fincen=''; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

¿Ya dejaste de ser principiante? 5 claves para tu práctica / y 2ª parte
Publicado el 6 Nov, 2017

¿Llevas ya un tiempo practicando yoga y sientes que te has quedado estancado? ¿Quizás te asusta ir más allá? En este artículo continúo con las claves para aquellos que dejasteis de ser principiantes. Todas ellas te engrandecerán como yogin e iluminarán no sólo lo que haces sobre la esterilla sino también todo lo que sucede en tu día a día. Escribe Zaira Leal (ver la primera parte aquí [1]). [caption id="attachment_32374" align="aligncenter" width="605"] [2] (c) Can Stock Photo / fizkes [3][/caption] Mantén viva tu actitud de principiante Siempre y por encima de todo permanece abierto a aprender, dejándote maravillar por cada práctica, permitiendo ser seducido por la luz que brilla en tu interior, así como por la que brilla en otros seres, maestros y canales de sabiduría. Los yogins que se cierran a aprender o que hablan negativamente de otras escuelas o conocimientos están todavía en el primer peldaño. Recuerda que eres un ser cósmico y que tu despertar está siempre en expansión. Una de las maravillas del yoga es que te quita las capas de condicionamiento corporal y mental. Te guste o no, tus sentidos, tu forma de moverte y tu manera de relacionarte con la vida no son tuyos ni auténticos (todavía). Como consecuencia de la práctica, recobras la originalidad de ser y de vivir sin ningún tipo de filtros adquiridos. Este es un proceso que dura mucho tiempo pues a medida que profundizas vas dejando partir más y más de esas capas que nublan el brillo de tu Ser. La actitud inocente del principiante es lo que más ayuda en este sentido. Practica inocente, como un niño, recordando el sentimiento de aquel día en que te subiste a tu alfombra mágica por primera vez. Libre de filtros, del condicionamiento de las voces de tus maestros, sólo tú y el yoga. No te saltes el calentamiento Aunque ya tengas maestría en asanas o vinyasas complejas, el calentamiento seguirá siendo un gran aliado. Tu cuerpo, respiración y mente siempre necesitarán la apertura integral que proporcionan los primeros quince o veinte minutos de la práctica, especialmente durante los meses más fríos del año. Recuerda que todos estamos sujetos a la presión de la vida actual. Lo más común es caer en las garras de patrones posturales degenerativos y de pautas erróneas de pensamiento. Estar sentados de manera incorrecta durante más horas de las recomendadas o comer alimentos no del todo sanos (que ponga la mano en el fuego quien no ha tenido que comer algo deprisa y corriendo en un aeropuerto, por ejemplo) es fácil. Sin darte ni cuenta, la tónica deprimente de las noticias se cuela en tu mente y te crees incapaz de mejorar o de cambiar las cosas. A todos nos pasa, incluso a los alumnos más avanzados. La diferencia es que un alumno con maestría es capaz de cambiar los patrones antiguos con mucha rapidez, incluso llega a transformarlos antes de que se manifiesten en la materia. Un buen calentamiento hace que te muevas rítmicamente y de forma dinámica, que respires con profundidad y manteniendo la atención centrada aquí y ahora. No sólo abre los canales, sino que también actúa como borrador energético o como conductor que te lleva de nuevo a tu centro para que no sigas desvariando. Aprende a jugar al límite Muchos problemas en la vida suceden porque todavía no tenemos maestría en este aspecto. Hay quienes constantemente sobrepasan sus fronteras a lo loco y por otro lado están quienes se ven paralizados por el miedo y nunca se atreven a sobrepasarse. Ni una cosa ni la otra son recomendables. Siempre que te sobrepasas en flexibilidad, va a haber un efecto rebote, tu tejido se encoge como un caracol asustado, pero si nunca vas más allá tampoco sucede nada. En este sentido, te animo a que pruebes a incluir en tu agenda una clase de nivel más avanzado a lo que estás acostumbrado. Durante la práctica trabaja utilizando una pulsación consciente en los límites, así las fronteras de tu práctica continuarán expandiéndose de forma segura. Pulsación consciente quiere decir que mantienes la integración uniforme del tejido conectivo a la vez que alargas y creces en todas direcciones. Se trata de un tirar y empujar continuado. Es cierto que el cuerpo físico tiene sus limitaciones, resulta innegable que la mayoría de los mortales no podemos volar o alargar un brazo siete kilómetros, pero dentro de lo que es posible existe un margen muy amplio de crecimiento y transformación para todos. Jugar al límite te permite observar tus propios condicionamientos y romperlos, sobrepasando las fronteras imaginarias que creaste en ti. Cómo prevenir las lesiones En yoga, la mayoría de las lesiones suceden por practicar faltos de atención plena. Otras son el resultado de practicar durante largo tiempo utilizando principios biomecánicos no del todo sanos. Y las menos se deben a ajustes manuales agresivos. En general, las ideas siguientes a mí me han servido muy bien: Practica sin miedo, respira y atrévete a sobrepasar poco a poco tus propios límites. Cuando veas que el temor te paraliza, respira, relájate y prueba a hacerlo otra vez. Practica con atención plena y presente en los principios de alineación que utilizas, especialmente durante las transiciones entre postura y postura. Mantente centrado en la respiración, pero también en sostener un estado mental lo más ligero y divino posible. Sé muy amable contigo mismo, deja de machacarte y olvídate de conquistar cimas o posturas porque lo mejor en tu práctica surge de mantener una actitud suave y flexible. Ten paciencia y no dejes que tus ansias de aprender te impidan aprovechar a tope el momento en el que te encuentras. Todo llega a su debido tiempo. Atrévete a decir “no” cuando sientas que no quieres hacer una postura o si prefieres que el profe no te asista. Nada en clase es obligatorio. El yoga es una invitación a vivir plenamente, a sacarle el mayor jugo a lo que tú eres aquí y ahora. ¡Disfruta de todo lo que surja y de todo lo que te muestre! Nutrición para un tejido feliz Que tus tejidos corporales se encuentren en un estado de salud plena va a apoyar tu práctica de manera directa. Cuidar lo que comes no sólo previene lesiones, sino que también favorece el despertar energético y espiritual de tu ser. Disminuye la inflamación: Sigue una dieta alcalina, basada en las plantas y con abundancia de verduras de hoja verde. Suplementa con grasas esenciales omega 3, preferiblemente que provengan de plantas. Las especias como la canela, el jengibre o la cúrcuma tiene propiedades antiinflamatorias. Fortalece los huesos: Expón tu cuerpo al sol cada día para elevar los niveles de vitamina D. Mineralízate con calcio, magnesio, zinc y silicio. Una variedad amplia de verduras, frutas, granos, legumbres y semillas te aportará todos los minerales y una taza de infusión de cola de caballo diaria te dará el silicio que necesitas. Mantén un tejido conectivo sano con: Colágeno. Las fuentes más abundantes de colágeno provienen del cartílago de diversos animales, los huevos o la gelatina, pero si eres vegetariano o vegano toma legumbres, verduras de color verde oscuro, frutas y verduras rojas en combinación de vitamina C que encontrarás en cítricos, crucíferos o en la hierba de trigo y los minerales mencionados más arriba. Evita los alimentos que generan inflamación: Lo mejor es intentar reducir al máximo tanto los alimentos procesados y cargados de ingredientes no naturales, como los alimentos que provienen de un animal muerto. Hidrátate: Prepara una botella de dos litros con agua, una pizca de sal sin refinar y una cucharada de jugo de limón. También te recomiendo que una vez al día tomes un jugo verde prensado en frío porque no solo contiene cantidad de vitaminas y minerales, además en cuestión de segundos llegan a tu flujo sanguíneo e introducen en tu cuerpo agua de la más alta calidad que entonces es retenida por tus tejidos corporales. Bueno súperhéroe del yoga, espero que el artículo te haya gustado y te sientas aún más animado a seguir creciendo y evolucionando. Escríbeme contándome tus experiencias o envíame tus preguntas. Una de las cosas que más disfruto son los mensajes de los lectores.¡ ¡Celebra tu práctica! Zaira Leal es autora de Una fiesta para el alma, Ed. Urano 2014, y de un segundo libro que se publicará en junio de 2017. Se considera yoguini desde la cuna y empezó a enseñar yoga en el año 2000. Imparte clases públicas y formaciones para profesores de yoga y meditación, programas de perfeccionamiento para profesores, así como talleres monográficos de salud y temas para la mujer. También trabaja como coach de salud y bienestar del estilo de vida ayurvédico. Lingüista, es máster en enseñanza y está acreditada en diversos estilos de yoga, meditación y ayurveda. Más información: zairalealyoga.com [4] / www.facebook.com/zaira.leal.5 [5] ©zairaleal [1] http://www.yogaenred.com/2017/10/09/ya-dejaste-de-ser-principiante-5-claves-para-tu-practica-1a-parte/a [2] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2017/11/Principiante.jpg [3] https://www.canstockphoto.es [4] http://zairalealyoga.com/ [5] https://www.facebook.com/zaira.le

[+]


'; $fincen=''; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

¿Ya dejaste de ser principiante? 5 claves para tu práctica / 1ª parte
Publicado el 9 Oct, 2017

Este artículo no está dedicado a desvelar los secretos de las prácticas más avanzadas, pero sí tiene el objetivo de darte unas cuantas claves para que sigas creciendo y amando tu yoga. Escribe Zaira Leal. [caption id="attachment_31916" align="aligncenter" width="605"] [1] (c) Can Stock Photo / fizkes [2][/caption] Son muchísimos los alumnos que cada año se matriculan en un estudio de yoga o que prueban las clases que ofrece el gimnasio al que acuden para estar en forma. Sin embargo, son pocos los que mantienen la asiduidad y la dedicación de su práctica sobre la esterilla. También hay cantidad de artículos y libros publicados para quienes se inician en el camino del yoga, pero cuesta bastante más encontrar cosas interesantes escritas para quienes ya llevan años en esto. El artículo en el que te estás enfrascando no está dedicado a desvelar los secretos de las prácticas más avanzadas pues ¡sería imposible!, pero sí tiene el objetivo de darte unas cuantas claves para que sigas creciendo y amando con tu yoga. Realizar asanas más complicadas o acrobáticas no va a hacerte mejor persona necesariamente ni tampoco va a salvar los obstáculos que hay en tu vida o en tu trabajo. Prueba de ello es que un gimnasta olímpico no es un ser más consciente, igual que hay muchos seres iluminados que jamás llegarán a ponerse el pie detrás de la oreja. De ambos casos, doy fe. Esto no quiere decir que no debas esforzarte o intentar expandir los límites de tu práctica física; lo que estoy intentando transmitirte es que la práctica avanzada de yoga tiene más que ver con lo que sucede por dentro de lo que la mayoría de la gente piensa. Ahora mismo me viene a la mente la imagen de Buddha meditando, tan sereno, tranquilo y en paz. Cuando lo contemplas, puedes ver que en su interior la luz y el amor bullen y, sin embargo, por afuera no se mueve nada, percibes la quietud maravillosa de su ser. Personalmente yo disfruto mucho practicando más allá de mis límites porque me gusta y me hace vibrar, disfruto creando formas complejas con mi cuerpo físico, aunque soy muy consciente de que eso, de por sí, no me va a llevar al Nirvana, ni a mí ni a nadie, y, por el contrario, también te digo que tiene mucho valor pues lo que sucede mientras practicas te lleva muy lejos en tu evolución personal. ¿Cuál es el objetivo de la práctica de yoga? Como bien sabes, el nuestro es un camino de autoconocimiento y despertar de conciencia. Cuando hablamos en términos de niveles, automáticamente se crea un sistema de progresión cuyo objetivo es la consecución de unas metas claras y concretas. El yoga es una técnica evolutiva en la que no se avanza en los mismos términos de competitividad que si fuéramos atletas profesionales, pero sí que existe una progresión en términos de mejora o perfeccionamiento, y si quieres progresar es muy importante saber hacia dónde te diriges. Por ello, antes de seguir con el artículo resulta fundamental recordar cuál es la meta de la práctica. Tener un cuerpo elástico, fuerte y equilibrado que te permita vivir dedicado a tu práctica espiritual interior. Calmar la agitación del sistema nervioso y de la mente. Abrir los canales sutiles de manera que más energía pueda fluir a través de tu cuerpo-mente. Conocerte a ti mismo y refinarte como persona, de forma que las cualidades más elevadas de tu ser sean las que funcionan en tu día a día. Evolucionar en Consciencia de Luz, Sabiduría y Amor. El despertar más absoluto y la unión plena y consciente con el Todo. ¿Qué es una práctica avanzada? ¿Cómo se puede medir? Una de mis más queridas maestras de yoga nos recordaba de vez en cuando que se es principiante durante al menos los primeros ocho años de práctica yóguica. Yo se lo repito a mis alumnos porque los condicionamientos de nuestra sociedad nos llevan a todos a enfocarnos demasiado en un destino final perdiéndonos lo que sucede mientras estamos en el proceso de avanzar. Además, la obsesión por la superación suele esconder las demandas del ego por destacar o ser importante. Independientemente del número, la mayoría de los yogins occidentales son principiantes, pero también es cierto que muchos ya llevan bastante tiempo en el camino. Por tanto, me atrevo a enumerar algunas señales que indican que el nivel de tu práctica ya es más avanzado: Has estado al menos tres años acudiendo con regularidad a clases de yoga y practicando en casa por tu cuenta. Quizá alguien de tu entorno te ha dicho “eres adicto al yoga” porque tu dedicación es tan firme que no te saltas ni una práctica. Es una adicción bastante buena, ¿no crees? Intentas llevar tu yoga a otras áreas de la vida y al mundo en general. Empezaste a darte cuenta de que todo lo que aprendes en clase o sobre la esterilla mejora la calidad de tu vida. Puede que tus compañeros de trabajo te hayan visto haciendo el pino en la oficina para elevar tu energía en mitad del día, gestionas con mayor habilidad las situaciones emocionales complicadas, etc. En tu biblioteca hay libros sobre yoga y espiritualidad. Tu interés por conocer en mayor profundidad la historia y la filosofía del yoga te ha llevado a dar el paso a ir aprendiendo yoga por otras vías. Hoy en día hay libros muy interesantes, vídeos, documentales, materiales de audio, etc. Meditas a diario y a lo largo del día recuperas la conciencia de “ser”. La meditación se ha vuelto una práctica integrante de tu rutina diaria, tan habitual como lavarte los dientes y, además, practicas la meditación en acción pues a lo largo del día mantienes una actitud consciente y centrada. Por otro lado, y como he apuntado un poco más arriba, la práctica avanzada sucede más por dentro que por fuera y se puede medir en términos de: La textura del tejido corporal que no es ni muy blando ni muy rígido, sino que a la vista y al tacto se siente fuerte y elástico por todas las partes del cuerpo por igual. La fluidez del movimiento: fluyes con mayor gracilidad y en armonía con la respiración a través de vinyasas más complejas. Mantienes la fuerza interior y el enraizamiento. En tu danza yóguica se observa poder del corazón. Tus capacidades mentales: durante el curso de una clase permaneces centrado en tu interior tanto como en el exterior, de manera que, por ejemplo, pierdes la noción del tiempo. Maestría energética: eres consciente de que tu práctica física funciona como una llave que abre los canales por donde fluye la fuerza vital en tu cuerpo físico. Sentimiento: estás lleno de bhava devocional y se percibe en cada poro y gesto de tu ser. Sonríes con todo tu cuerpo y con el corazón. Y por hoy, aquí lo dejo. ¿Las claves? El mes que viene. Mientras tanto, escríbeme o pon algún comentario en el artículo. ¡Me encanta entablar conversaciones con otros yogins! Por una práctica iluminadora, feliz y llena de paz. Om Shanti [3] Zaira Leal es autora de Una fiesta para el alma, Ed. Urano 2014, y de un segundo libro que se publicará en junio de 2017. Se considera yoguini desde la cuna y empezó a enseñar yoga en el año 2000. Imparte clases públicas y formaciones para profesores de yoga y meditación, programas de perfeccionamiento para profesores, así como talleres monográficos de salud y temas para la mujer. También trabaja como coach de salud y bienestar del estilo de vida ayurvédico. Lingüista, es máster en enseñanza y está acreditada en diversos estilos de yoga, meditación y ayurveda. Más información: zairalealyoga.com [4] / www.facebook.com/zaira.leal.5 [5] ©zairaleal [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2017/10/Dejar_de_ser_principiante.jpg [2] http://www.canstockphoto.es [3] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2016/12/Zaira-Leal-3.jpg [4] http://zairalealyoga.com/ [5] https://www.facebook.com/zaira.leal.5

[+]


'; $fincen=''; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

Entrevista con Zaira Leal: “Nutrirte es dar a tu Ser lo que necesita para evolucionar”
Publicado el 7 Sep, 2017

Yoga en la cocina es un libro singular, porque aporta consejos para nutrirnos por dentro y por fuera basados en yoga, tantra y ayurveda. "Te lleva a divinizar la materia a través de prestar la atención a las tareas cotidianas y a las cosas que haces todos los días casi sin pensar". Es una entrevista para YogaenRed. [1] Zaira Leal es experta en yoga y formadora, escritora y coach de salud, bienestar y del estilo de vida ayurvédico. Profesora acreditada de la técnica Bowspring, profesora certificada de Anusara® Yoga y de Vinyasa Yoga, certificada por el Chopra Center for Wellbeing, Zaira ha desarrollado programas de yoga y bienestar para adultos, de perfeccionamiento de profesores, para mujeres, con fines terapéuticos, para niños y adolescentes. Es autora del título Una fiesta para el alma, también publicado por Ediciones Urano. Por el título se diría que Yoga en la cocina es un libro de cocina, con recetas culinarias más o menos vegetarianas. ¿Es realmente "solo" eso? Yoga en la cocina tiene recetas de cocina y mucho más. La dirección a la hora de crear el libro fue la de presentar al lector un enfoque sobre la nutrición en el que la base es nutrir el Ser, que está compuesto de tu cuerpo pero también de tu mente y tu alma; los alimentos que comes o bebes son sólo una pequeña parte de lo que te alimenta. En el mercado existen libros de cocina maravillosos y teorías nutricionales muy acertadas, pero casi ninguno habla de alimentarnos en nuestra totalidad. Cuando empiezas a vivir conscientemente, te vuelves más sensible a lo que te rodea y sientes la necesidad de crear una vida armoniosa y que nutra todo tu ser. El planteamiento holístico que recomienda Yoga en la cocina es esencialmente yóguico y es lo que enfatiza el libro. En cada capítulo encontrarás recomendaciones ayurvédicas llamadas “ayurtips” así como una práctica de posturas físicas, una serie de recetas, un superalimento relevante para el tema del capítulo, un aceite esencial, un ejercicio de reflexión escrita y una meditación. Como veis, está repleto de prácticas muy útiles y accesibles para la vida actual. Y sí, es un libro vegetariano-vegano. ¿Qué te inspiró para escribir el libro, cuál fue la motivación más fuerte? Siempre he sentido que el público general asocia el yoga con una serie de posturas físicas y punto, cuando, en realidad, es un estilo de vida que influye en aspectos tan simples de nuestro día a día como la hora de levantarse, la forma de lavarse los dientes o la respiración. El yoga trabaja bien cuando incluimos todas las áreas de aplicación. Sólo hacer asana, no funciona, sólo meditar, tampoco. Una práctica de yoga asana que no esté apoyada por la dieta y la forma de vida adecuadas no te va a llevar muy lejos. La base del tantra-yoga y del ayurveda tiene un enfoque integrador que se manifiesta en los diversos aspectos de la vida. Por eso Yoga en la cocina es singular, porque te habla de todo al mismo tiempo. Es realmente espiritual pues te lleva a divinizar la materia a través de prestar la atención a las tareas cotidianas y a las cosas que haces todos los días casi sin pensar. Mi visión es siempre muy práctica. A la hora de escribir, me baso en las preguntas que me hacen mis clientes y alumnos, en sus inquietudes y necesidades. Lo que más me interesa es ofrecer herramientas sencillas que todo el mundo pueda empezar a utilizar a medida que se va leyendo el libro. ¿En qué consiste para ti la Nutrición con mayúsculas? ¡Buena pregunta! Nutrirse, con mayúsculas, quiere decir que en el proceso de alimentarte tienes en consideración la mente y el alma, y no sólo te limitas al cuerpo físico. Le das a tu Ser lo que necesita en cada momento para que pueda evolucionar hacia una mayor luminosidad. A través de lo que ingieres introduces energía e información en tus células, pero también tienes la oportunidad de hacer un trabajo de indagación y sanación internas. La manera como te relacionas con la comida dice mucho de ti mismo o de tu trayectoria. Piensa que el físico es el terminal, lo más externo de tu ser o la puerta de acceso a tus cuerpos sutiles. ¿Por qué limitarte a pensar que tal o cual sustancia hace esto o lo otro en tus células cuando puedes aspirar a comprender que tu físico mantiene una relación de interdependencia con la mente y el alma? En Yoga en la cocina hablo de nutrición alquímica porque a través de tu manera de alimentar el cuerpo, la mente y el alma puedes ir transmutando tu estado actual para crear tu cuerpo de Luz, que es un nivel de existencia más elevado si lo miramos desde el punto de vista del crecimiento interno. ¿Los yoguis y yoguinis suelen alimentarse bien? Estamos en un momento en la evolución planetaria en la que se nos brinda la oportunidad de despertar al guru interno que cada uno lleva dentro, pero este es un proceso lento, largo y trabajoso. El auténtico yogin mantiene una relación muy directa y abierta con su propio Ser, y por lo tanto sabe qué es lo que su cuerpo-mente-alma necesita en cada momento para estar bien alimentado. La clave está en la conexión con tu centro, que, una vez despierto, es lo que te va a dar la pauta para saber si te estás alimentando bien o no. Desafortunadamente, la mayoría de las personas que practican yoga hoy en día no han sido educadas en cuanto a la dieta o el estilo de vida más propicio para su práctica. Una vida yóguica no es compatible con la comida basura ni con el ritmo frenético de muchos. Cantidad de veces he visto a gente pasarlo verdaderamente mal en retiros de yoga porque no podían comer animales durante cinco días o tenían que estar sin beber café. Un caso alarmante es el de las clases de yoga en las que se bebe cerveza o el de profesores de yoga que justifican comerse una hamburguesa utilizando argumentos poco coherentes. La triste verdad es que, yogins o no, la mayor parte de la gente no se alimenta bien. Sólo hay que sentarse en la calle a ver los cuerpos pasar o hablar un rato con la gente para observar los mensajes detrás de sus palabras. Lo genial es que ¡nunca es tarde para cambiar!, pues es increíble lo rápido que el cuerpo-mente-alma reacciona cuando haces cambios saludables. Como coach de bienestar cuerpo-mente-alma, ¿de qué patrones y alimentos es más difícil deshacerse en un proceso de cambio de hábitos alimenticios? Lo más difícil es cambiar la adicción a ciertos pensamientos sobre la alimentación y la comida. Es increíble lo condicionados que todavía estamos en relación a este tema. Este invierno mi hija adolescente decidió hacerse vegana al 100% y fue súper interesante observar la reacción entre sus compañeros de clase. Todavía en el 2017 le decían que iba a tener anemia, que no era sano o que su cuerpo necesitaba comer carne animal para estar feliz. ¡Me parecía estar escuchando a mis tías mayores cuando me hice vegetariana hace veinticinco años! Incluso alguien que lleva muchos años estudiando nutrición todavía puede ver enganches negativos o patrones erróneos en relación a la nutrición. Algunos de ellos son el fanatismo, la rigidez absoluta o los extremismos que a veces provocan que te comportes como un "poli" nutricional. En segundo lugar, está el lavado de cerebro que nos hace la industria alimentaria. Pon la tele por la tarde y verás anuncios de comida nada saludable uno detrás de otro cuando justo esa hora es prime time del horario infantil. Y tercero, pensando en un nivel más básico, la adicción más fuerte hoy en día es la del azúcar y los hidratos de carbono refinados. Si quieres hacer un cambio significativo, deja el azúcar ya. Cuando escuchas “no me alimento bien porque no tengo tiempo”, ¿qué piensas? Que es una excusa para no responsabilizarse de uno mismo y de la propia salud. Comer bien no lleva mucho tiempo, claro que sí necesita atención y disciplina para romper con los programas antiguos. Si tienes tiempo para esperar a que te sirvan el menú de macarrones con tomate y filete con patatas, tienes tiempo para cocer una verdurita en tu casa. Lo mismo sucede con la meditación, la práctica de yoga asana y todo lo demás. Es cuestión de dar prioridad a lo que realmente importa: la relación contigo mismo. También es cierto que hace falta planificación. Como ejemplo te cuento que los domingos por la tarde en mi casa hacemos los menús de la semana y marcamos en el calendario cuándo vamos a ir a la compra, luego es cuestión de ir cocinando con sentido común. ¿Cuál es el culto al cuerpo que debemos seguir? Me encanta pensar en el “culto al cuerpo”, pues la idea de sentir devoción hacia la vida física es muy tántrica. Pero digamos que no es un culto superficial, sino profundo. Tiene algo que ver con desarrollar un cuerpo escultural o los mejores glúteos del barrio, pero eso no es más que un primer pasito. El cuerpo es la antesala del Ser, es tu templo a la vez que tu mejor compañero, maestro y herramienta para el despertar. Aquí y ahora estás encarnado en un cuerpo físico, ¿no crees que es hora de empezar a relacionarte con él conscientemente? Tiene todos los mensajes, las enseñanzas y las claves para tu evolución, si aprendes a escucharlas, claro. El cuerpo que has tomado en esta vida lo vas a abandonar, pero mientras vivas en él, aprovecha para hacer un trabajo de transmutación interna y para despertar su divinidad, que es la tuya y la de la existencia entera. ¿Cuál es tu mejor receta o fórmula secreta para mantener cuerpo y mente en forma? Seguir la rutina diaria armónica que recomiendo en el libro, incluida la comida SLO (simple, local y orgánica) de la que aprenderás más al leer Yoga en la cocina. Meditar. Relajar. Celebrar. Yoga en la cocina, [2] de Zaira Leal, ya está disponible en librerías.   [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2017/09/Zaira-Leal.jpg [2] http://www.yogaenred.com/2017/08/14/libros-yoga-en-la-cocina-de-zaira-leal/

[+]


'; $fincen=''; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

Libros/ Yoga en la cocina, de Zaira Leal
Publicado el 14 Ago, 2017

Una obra educativa, amena, práctica y transformadora, impregnada de la sabiduría del tantra-yoga y el ayurveda. Incluye recetas, secuencias de yoga e interesantes consejos de nutrición. Un completo recorrido por la alquimia de la alimentación, la salud y la consciencia, para conocer y experimentar aquello que nos nutre de verdad. Edita: Urano. Disponible a partir del 4 de septiembre. [1] Mucho más que un libro de cocina, mucho más que un libro de yoga, la nueva obra de Zaira Leal nos propone un completísimo compendio de técnicas y recetas basado en el ayurveda, el yoga y los principios de nutrición más actuales para disfrutar de salud física, libertad emocional y estados de conciencia más elevados. Cada uno de los capítulos, correspondientes a ocho estados físicos y mentales —«momento detox», «adiós al estrés», «dulces sueños» y mucho más—, está organizado en distintos apartados pensados para transformarnos a todos los niveles: secuencias de yoga infundidas con la técnica Bowspring, que podremos realizar en nuestra propia casa; ayurtips o recomendaciones de estilo de vida inspirados en la filosofía ayurvédica; recetas creativas para nutrirnos y disfrutar; superalimentos que nos ayudarán a alcanzar una salud óptima, así como meditaciones y visualizaciones. Es sencillo, es delicioso y nos ayuda a cubrir una importante necesidad: la de regalarnos momentos exclusivamente dedicados a nuestro bienestar y transformación. Pura alquimia para el cuerpo, la mente y el alma. La autora Zaira Leal es experta en yoga y formadora de maestros, además de escritora y coach de salud, bienestar y del estilo de vida ayurvédico, dedicada a la expansión de la luminosidad del ser. Profesora acreditada de la técnica Bowspring, profesora certificada de Anusara® Yoga y de Vinyasa Yoga, certificada por el Chopra Center for Wellbeing, Zaira ha desarrollado programas de yoga y bienestar para adultos, de perfeccionamiento de profesores, para mujeres, con fines terapéuticos, para niños y adolescentes. Se dice de ella que es «cantante y tejedora de cuentos que se hacen realidad», pues incorpora la belleza del chanting, la filosofía y la meditación en sus clases y sesiones de asesoramiento-coach. Es autora del título Una fiesta para el alma, también publicado por Ediciones Urano. [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2017/08/yoga-en-la-cocina.jpg

[+]


'; $fincen=''; $values = get_post_custom_values("miniatura-rect"); $TXT_tam=20; ?>

El Mandala de la Luna
Publicado el 8 Ago, 2017

¿Haces siempre el mismo tipo de práctica? ¿Alguna vez te has cuestionado si debes desempeñar la misma secuencia todos los días del mes? Seguir siempre la misma rutina de yoga hace que te pierdas la posibilidad de armonizar lo que haces sobre la esterilla con el mandala de la luna. En este artículo encontrarás recomendaciones para llenar tu práctica con la magia de la Madre Luna. Escribe Zaira Leal. [caption id="attachment_30975" align="aligncenter" width="605"] [1] (c) Can Stock Photo / adrenalina [2][/caption] Todas las culturas tradicionales del planeta le han dado tanta importancia al calendario lunar como al solar, pero hoy en día a lo más que llegamos en el mundo desarrollado es a mirar la luna llena un par de veces al año, si nos acordamos. En la Dordoña francesa se encontró un hueso de hace 30.000 años tallado con marcas que indican las noches de los ciclos lunares. La luna es símbolo de lo femenino divino y también la manera más antigua para medir el tiempo. Ligados a ella están las cosechas, la fertilidad o las mareas. Las aguas de nuestro cuerpo físico también se sienten influenciadas por sus fases y esto hace que la cualidad de nuestro tejido varíe. Por otro lado, ejerce una influencia notable en el estado de nuestra mente. Hace que nos sintamos diferentes, que se muevan unas u otras emociones por nuestro sistema o que soñemos distinto a lo largo del mes. Una vida saludable y armónica es aquella que sucede en sintonía con los ciclos de la naturaleza y uno de ellos es el de la luna. Nuestro cuerpo está diseñado para funcionar óptimamente cuando late al unísono con la matriz de la existencia. El cuerpo-mente humano es un sistema perfecto, sin fallos, creado para estar sano y vibrante hasta una edad bastante avanzada; muchas son las voces que hablan de la posibilidad de vivir sanos y felices ¡hasta pasados los 100 años! Nuestros genes no han cambiado casi nada desde que dábamos los primeros pasos sobre la faz de la Tierra, pero lo que sí ha cambiado es nuestro estilo de vida. Hemos alterado los ritmos, los ciclos menstruales, vivimos con hábitos y actitudes muy dañinos y eso nos está pasando factura. La vida de la mujer, también la del hombre, está íntimamente relacionada con los ciclos energéticos de la luna. Es un importante punto de unión con lo sagrado cósmico, con la pulsación de lo femenino universal. Cuando la práctica de yoga honra las distintas fases lunares, sucede una sanación y transformación de la psique que aflora a la mujer-diosa y al hombre-dios que llevas dentro. La mayoría de las modalidades de yoga que se ofrecen en los estudios fueron creadas por y para hombres que no tenían en suficiente consideración la naturaleza cíclica y cambiante de la luna. Es más, las mujeres no tuvimos acceso a la práctica de asana hasta hace bastante poco y, sin embargo, nos hemos subido al carro de una práctica con frecuencia rígida, basada en la conquista atlética de determinadas posturas. Feminizar nuestra práctica quiere decir, entre otras cosas, que las cualidades con que nos acercamos a ella van a variar dependiendo de la fase lunar en la que nos encontremos. Éste es un tema central en mi programa ayurvédico Mujer Radiante y uno de los aspectos que más benefician las vidas de las mujeres que se han inmerso en él. Luna nueva Es la fase de la luna durmiente. El tiempo en el que el enraizamiento de nuestra energía es mayor y el momento más propicio para la menstruación. En ayurveda se dice que durante estos días la Diosa Suprema se retira a descansar dentro de la matriz cósmica para reponer su vitalidad y estar lista para el siguiente ciclo. Se trata de un tiempo tan especial que quienes participan en mi programa Mujer Radiante reciben una secuencia personalizada para practicar en casa. En tu caso, aprovecha y adéntrate en tu dimensión espiritual, ve hacia adentro en tu meditación retirándote del mundo exterior. Durante estos días, practica despacio, incrementa la cantidad de posturas tumbadas sobre la tierra, aperturas de caderas y de suelo pélvico. Es el momento perfecto para dar atención extra a las raíces. Mantén los ojos cerrados o entreabiertos y respira suavemente. Suelta el control y las tensiones, deja partir. Durante esta fase, las cualidades dominantes serán: la lentitud, la dulzura o la densidad. Luna creciente Las primeras señales de la luna creciente anuncian el despertar de la luna que irá incrementando su esplendor durante las siguientes catorce noches hasta llegar a su punto álgido de plenitud. Es una etapa de renacimiento, vitalidad y entusiasmo juvenil independiente de los años cronológicos que hayamos cumplido. La mayor claridad de la luz blanquecina rejuvenece el cuerpo, revitaliza la mente y refleja la belleza del brillo del alma. Te sentirás dinámico, independiente, con confianza en ti mismo y ganas de comerte el mundo. Es el momento perfecto para darle impulso a tu práctica, jugar y ser aventurero sobre la esterilla. Con una actitud despreocupada, practica inversiones, saltos, vinyasas creativas y todas esas posturas que requieren mayor valor y ligereza. Durante esta fase, las cualidades dominantes serán: la jovialidad, la creatividad y el juego. Luna llena Esta fase es un momento crucial de celebración representada por Maha Tripurasundari, la diosa de la belleza suprema. Se incrementa naturalmente el nivel de ojas, la sustancia vital que regenera y nutre tu cuerpo-mente, algo así como la savia de la vida del cuerpo humano. La energía es similar a la de la maternidad y te sentirás capaz de asumir responsabilidades y de alumbrar proyectos o ideas. Te sentirás fuerte y luminoso. Atrévete a marcar las curvas de tu cuerpo (sí, chicos, vosotros también las tenéis), trabaja posturas que expandan tu corazón y tus brazos como las extensiones de columna, los equilibrios sobre manos y todas aquellas que te den alas para volar. Durante esta fase, las cualidades dominantes serán: la celebración, el deseo de crear belleza con todo lo que hagas, la plenitud y la sensualidad. Luna menguante Después de la plenitud, la luna empieza a disminuir la potencia de su esplendor y se inicia un periodo de recogimiento. Esta fase es un camino hacia la disolución y tu cuerpo-mente es llevado hacia la purificación y la desintoxicación. Aunque se reduce la energía física, sentirás que se inicia un periodo de introspección lleno de magia. Puede que te sientas menos sociable, más sensible o incluso emocionalmente inestable. Surge ahora la necesidad de limpiar cosas de tu cuerpo-mente. Es momento de practicar torsiones y posturas que retuerzan suavemente en forma de espiral tanto los órganos internos como los tejidos de todo el cuerpo. Durante la práctica, date espacio para respirar suavemente y dejar partir emociones, sentimientos e ideas que ya no te sirven. En esta fase, las cualidades dominantes serán: la introspección, la creatividad, la sensibilidad y la escucha. Una práctica que respeta el mandala de la luna te aporta un brillo claro y hermoso, incrementa tu intuición y tu capacidad de fluir con la naturaleza cambiante de la vida. ¡Om Shanti a la belleza que tú eres! [3] Zaira Leal es autora de Una fiesta para el alma, Ed. Urano 2014, y de un segundo libro que se publicará en junio de 2017. Se considera yoguini desde la cuna y empezó a enseñar yoga en el año 2000. Imparte clases públicas y formaciones para profesores de yoga y meditación, programas de perfeccionamiento para profesores, así como talleres monográficos de salud y temas para la mujer. También trabaja como coach de salud y bienestar del estilo de vida ayurvédico. Lingüista, es máster en enseñanza y está acreditada en diversos estilos de yoga, meditación y ayurveda. Más información: zairalealyoga.com [4] / www.facebook.com/zaira.leal.5 [5] ©zairaleal [1] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2017/08/Mandala-Luna.jpg [2] http://www.canstockphoto.es [3] http://www.yogaenred.com/wp-content/uploads/2016/12/Zaira-Leal-3.jpg [4] http://zairalealyoga.com/ [5] https://www.facebook.com/zaira.leal.5

[+]