Seminario de meditación con Metta: ‘Kalyanamitta, la amistad espiritual’

Irene o Metta, como la llaman los amigos que durante estos últimos 25 años conocieron a Ajahn Sister Metta, llega a Madrid, tras dejar la vida monástica, a impartir un retiro urbano de meditación-mindfulness. El retiro tendrá lugar en Yoga Anandamaya del 20 al 22 de octubre. Entrevista Isabel Ward para YogaenRed, traducción de Marta Nuba.

Ajahn Metta nació en 1953 en Alemania. Empezó la vida monástica en el 93 en el Monasterio Budista de Amaravati (Reino Unido) y fue ordenada como Sīladhāra en el 96. Durante más de 10 años ha estado enseñando en talleres de meditación y retiros.

¿Qué significa Kalyanamitta?
Amistad espiritual. La asociación con lo Bello. El Dhamma, la enseñanza, se refiere a algo que sostiene. Cuando uno sostiene algo en las manos uno evita que caiga. El ‘dhamma’ es aquello que sostiene y evita que algo caiga. Kalyana significa lo que eleva, lo que fortalece, lo estimulante, lo que causa deleite al corazón. Es considerado como lo que es bello: es bello al principio, en el medio y al final.

¿Por qué es importante para nosotros?
¿Qué sostiene nuestra práctica, nuestros principios, nuestros valores e intenciones? Un factor muy importante que nos sostiene es compartir con otras personas el Camino: los amigos espirituales. Cuando miramos nuestras vidas nos damos cuenta de lo fácil que es desviarse de la esencia de nuestra práctica y sentirnos atraídos por todo tipo de “cosas importantes” en nuestra vida diaria. Incluso peor, podemos sentirnos atraídos hacia conductas que no siguen las enseñanzas. Nuestros amigos espirituales nos mostrarán cuándo nos sentimos demasiado atraídos por ellas y nos harán saber cuándo nos estamos engañando a nosotros mismos con todo tipo de excusas.

¿Puedes concretar cómo es ese tipo de amistad “espiritual”?
Puede darse de distintas maneras. Existe la amistad con nuestros compañeros del Camino, aquellos que practican como nosotros y que están, diríamos, en el mismo nivel. Podríamos llamarlo el nivel horizontal. Con ellos compartimos nuestras experiencias y hablamos sobre nuestra comprensión del Camino y de la práctica. Nos animamos mutuamente para seguir en “la dirección adecuada”.

Al desear seguir “la dirección adecuada”, queremos desarrollar las cualidades que nos sirven para mantener una mente sana. En el budismo significa comprender la Cuarta Noble Verdad, el Óctuple Camino, aquellos aspectos que nos ayudan a crecer hacia la liberación (la Recta Visión, la Recta Intención, la Recta Palabra, la Recta Acción, el Recto sustentamiento, el Recto Esfuerzo, la Recta Atención y la Recta Concentración).Estos estados sanos de la mente son los amigos espirituales internos, que nos pueden ayudar cuando realmente los necesitamos. Pero para poder acceder a ellos, necesitamos desarrollarlos y cultivarlos.

¿Cómo es en la práctica?
Desde mi propia experiencia puedo decir lo mucho que me ayudó, especialmente al principio de mi práctica budista, el tener amigos que también buscaban compañía para recorrer el Camino. Meditábamos juntos, leíamos las escrituras, comentábamos nuestra experiencia y compartíamos lo que entendíamos. Esto también se extendía a muchos otros aspectos de nuestra vida en los que nos podíamos dar apoyo desde el punto de vista de Sila (la Recta Palabra, la Recta Acción y el Recto Sustentamiento)

¿Es importante la figura del maestro?
Eso es lo que llamaríamos el nivel vertical de la amistad espiritual. Este se refiere a la amistad que hemos desarrollado con nuestros maestros, mentores o guías espirituales. Hay que entender que llamamos maestros a los que nos inspiran, los que ya han ido más allá en el Camino que nosotros y han desarrollado la práctica de un modo al que nosotros aspiramos. Cuando ellos nos señalan la forma de hacerlo, es un regalo valioso. Ellos ven lo que tenemos que desarrollar y cómo podríamos hacerlo. Cuando sentimos que necesitamos consejo porque nos nos hallamos atascados y no vemos claramente cómo continuar, ellos nos señalarán a dónde mirar y cómo podemos seguir avanzando.

Procurad no disgustaros cuando os señalen una falta o un defecto; tratad de verlo como un regalo que esa persona os está ofreciendo y que os ayuda a continuar en la dirección correcta.

Me siento muy afortunada, pues mis amigos espirituales han sido la ayuda decisiva que he tenido para avanzar y crecer en el Camino.Una cuestión fundamental al  respecto es que estos amigos te ayudan a encontrar tu camino a través de las dificultades sin hacer que tú dependas de su apoyo.

Por tanto, cuando hablamos de amistad espiritual estamos considerando, al menos, estos dos niveles: el vertical y el horizontal. No subestiméis los amigos espirituales internos. Esas cualidades de la mente son como herramientas espirituales que nos ayudan a desarrollar fortaleza y a sobrellevar las dificultades que nos podamos encontrar.

¿Se relaciona Kalyanamitta con esas experiencias que cambian nuestros valores o creencias que teníamos hasta ese momento… quizás experiencias que nos causan dolor, como una pérdida…?
 Sí, podría pasar perfectamente. Puedo decir esto desde mi experiencia cuando encontré a mi primer maestro budista, Ajahn Buddhadasa. Algo así me estaba pasando a mí. De repente, pude ver con claridad cuánto me había alejado del “objetivo”. Fue como si a través de sus enseñanzas estuviera poniéndome un espejo delante y preguntándome: ¿qué estás haciendo con tu vida? ¿Cuánto tiempo vas a seguir engañándote a ti misma? Fue como despertar bruscamente de un sueño confortable, de la cómoda creencia de que todo iba bien. De pronto me di cuenta de que no estaba siendo honesta conmigo misma, que quería creer que seguir el camino solo un poco era suficiente… Era un maestro excepcional. En su presencia no era posible continuar viviendo como lo había hecho hasta entonces. Había una parte buena: estaba siguiendo el camino espiritual, pero no me había comprometido de verdad, totalmente, a seguirlo. Estando en su monasterio y escuchando sus enseñanzas me di cuenta de que tenía que dar un claro giro a mi vida y cambiar mis valores. Esto pasó en un momento de mi vida en que estaba sufriendo porque mi matrimonio iba mal.

Atendiendo a sus enseñanzas comprendí de pronto lo que significa “existe el sufrimiento”. Entendí que el sufrimiento es parte de nuestra vida aquí… y que nos enseña mucho si estamos abiertos. Y también mi propia responsabilidad en ello. Si, había una crisis, pero también una manera de salir de ello. Y lo sentí como una revelación, como algo que había estado buscando casi toda mi vida. Aunque fue duro, doloroso y me dio que pensar… fue una bendición. La bendición de Kalyanamitta.

¿Son las escrituras y los libros otro tipo de maestro?
Cuando uno no tiene la fortuna de tener estos amigos, se puede volver a las Escrituras, a los Suttas y a los comentarios sobre ellos. Te ayudarán a encontrar el Camino. Son como amigos en el Camino… Pero la conexión con el sabio en el nivel vertical es esencial para avanzar porque es muy fácil perderse. Podemos caer fácilmente en engañarnos a nosotros mismos y creer que estamos progresando. Y en vez de estar eliminando las capas de las apariencias, estamos añadiendo más sin darnos cuenta. Con su comprensión y sabiduría nuestros amigos nos ayudarán a no caer en estas trampas.

Creo que es esencial para nuestro desarrollo espiritual y nuestra práctica elegir los amigos cuidadosamente, ya que influyen bastante en nuestro camino: en cómo se desarrolla, en la dirección que tomamos, en cómo hacemos nuestras elecciones… Así que mi apoyo es animaros a que os aseguréis de que estáis conectados con esos aspectos de la amistad espiritual y a que elijáis con cuidado…

Seminario de Meditación “La práctica de Kalyanamitta”

Durante este retiro queremos ver cómo podemos cultivar la Amistad Espiritual en nuestras vidas. Cómo podemos apoyarnos mutuamente en el camino, el aspecto exterior. Y cómo podemos utilizar, por ejemplo, las facultades espirituales, los cinco indriyas (fe, energía, atención plena, concentración y sabiduría) como cualidades que nos pueden ayudar a seguir avanzando, creciendo internamente. Verlos como nuestros compañeros espirituales también.

Imparte: Ajahn Sister Metta

Cuándo: del 20 al 22 de octubre

Dónde: Yoga Anadamaya. c/ Alcalá 68. Madrid

Contacto: T 647 51 22 78  info@yogaanandamaya.com

Precio Taller: 50 € para ayudarnos a cubrir gastos

Aportación Consciente por las enseñanzas: el valor desde el corazón que das a las enseñanzas recibidas y la posibilidad que puedes brindar a Metta a continuar con su labor.

Más información: http://www.yogaanandamaya.com/retiro-urbano-sister-metta/

 

 

Be Sociable, Share!

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS para no perderte nada

Otros artículos sobre ,
Por • 4 Oct, 2017 • Sección: Cursos, clases, talleres