Trabajo sobre uno mismo para la ascensión de Kundalini

Los chakras no hay que entenderlos solamente como dimensiones o estancias fisiológicas o energéticas, sino también psíquicas. El despertar de la semilla de iluminación que es Kundalini no viene solo por medios mecánicos o técnicos, ni por prácticas fisico-energéticas. Escribe Ramiro Calle.

También llega ese despertar por cambios en la actitud, activación de potenciales psíquicos aletargados y desencadenamiento de una manera diferente de ver, superando los puntos de vista escleróticos y las reacciones estereotipadas. Por eso el despertar de la energía Kundalini requiere todo un trabajo interior, para ir ascendiendo a diferentes planos de consciencia, que se nos abren cuando esa semilla de iluminación despierta y va desplegándose, estimulando las mejores energías físicas, sutiles, mentales, emocionales y espirituales.

Podría decirse, en términos solo generales, que las técnicas del hatha-yoga avivan los centros muladhara  y swadisthana, es decir, los potenciales más biológicos; el pranayama activa el manipura o centro que se corresponde con el plexo solar, y las técnicas psicomentales y el trabajo de modificación de actitudes y cultivo de la lucidez y la compasión, estimula los chakras más altos. El trabajo para el despertar de la Kundalini implica, pues, un trabajo psicosomático-energético-espiritual y para ello el yoga nos brinda su gran número de técnicas transformativas y liberatorias, entre las que se incluyen:

– El trabajo consciente sobre el cuerpo, mediante los procedimientos que son asanas, bandhas, mudras y shatkarmas, todos ellos ejecutados con la implicación exhaustiva de la consciencia, pues así se trabaja en el nivel físico, energético y psicomental. Mediante el conocimiento directo del cuerpo, se va consiguiendo el desarrollo de la intuición.

  • La observancia de preceptos éticos genuinos.
  • La asidua realización del pranayama. Se aprende a manipular con increíble precisión de las energías sutiles y final.
  • La recitación de mantras o de los bija-mantras asociados a los diferentes chakras.
  • Las técnicas de interiorización, como el pratiahara o retracción de los sentidos.
  • Las técnicas de concentración, meditación y visualización.
  • El cultivo de la lucidez y la compasión.

El kundalini yogui pone los medios para “sutilizarse”, o sea desplazarse de los elementos burdos a los más sutiles, de las energías toscas a las más finas. Este proceso de “sutilización” y apertura a lo Absoluto, se va consiguiendo al ir pasando de unos a otros elementos (tierra, agua, fuego, aire, éter) en la ascensión de los chakras. Tambien el kundalini yogui aprende a activar sus puntos vitales, porque así obtiene energías extras que estaban aletargas y le serán de mucha utilidad en el viaje de la ascensión hacia lo Incondicionado.

Como dijo Jesús, si arrojas la simiente a terrero baldío, ésta no prospera. Si el aspirante esspiritual no se aplica con rigor a despertar y estimular su simiente de iluminación, ésta no florece y se seca. El kungalini yogui aprende a manejar todas sus energías, desde las más toscas -las fisiológicas- hasta las más sutiles – las supramentales e intuitivas. Todo ello implica la ascensión a más elevados grados de consciencia, que otorgan una visión más panorámica y clara y,por tanto, más trasformativa.

Potencialmente toda persona es un despierto a buda. El sadhana o entrenamiento espiritual tiene por objeto activar y desplegar nuestra potencialidad espiritual, lo que hace posible la evolución consciente y la conquista de un tipo especial de conocimiento que es realmente transformativo, porque no solo es intelectual sino supracotidiano o supraconsciente.

El denominado “loto de los mil pétalos” es a la par personal y transpersonal y es el receptáculo de una sabiduría liberadora por la que han velado los grandes maestros e iniciados. Al decir de la tradición hindú, el que logra que su energía espiritual o kundalini se establezca en ese chakra, se convierte en un liberado viviente, que es de todos pero de nadie en demasía, que está en este mundo sin estar en él, que es como las imperturbables aguas de un lago. Mientras los otros duermen, él vela. Mientras los otros se afanan, él está en calma. Pero solo un liberado viviente puede reconocer a otro liberado viviente. Así que en un terreno tal es mejor callar.

Ramiro Calle

RamiroCalleMás de 50 años lleva Ramiro Calle impartiendo clases de yoga. Comenzó dando clases a domicilio y creó una academia de yoga por correspondencia para todo España y América Latina. En enero de l971 abrió su Centro de Yoga Shadak, por el que ya han pasado más de medio millón de personas. Entre sus 250 obras publicadas hay más de medio centenar dedicadas al yoga y disciplinas afines. Ha hecho del yoga el propósito y sentido de su vida, habiendo viajado en un centenar de ocasiones a la India, la patria del yoga.

Mira la página de Facebook de Ramiro Calle:
https://www.facebook.com/pages/Ramiro-ACalle/118531418198874

Be Sociable, Share!

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS para no perderte nada

Otros artículos sobre
Por • 13 Feb, 2017 • Sección: Firmas, Ramiro Calle