Yoga para prevenir las enfermedades del corazón

Los expertos creen que la especial disposición y mentalidad de los que practican yoga es en sí misma un factor de prevención de las enfermedades cardiovasculares. Informa Celeste López desde La Vanguardia.

yoga cardiovascular

Las bondades del yoga van más allá de lo que proclaman su legión de practicantes. No sólo relaja, libera el estrés, reduce la tensión arterial e incluso ayuda a perder masa corporal -pese a que el ejercicio físico es bastante reducido respecto a otras disciplinas- sino que sus beneficios van directos al corazón: reducen de manera notable el riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular. Varios trabajos científicos así lo aseguran ante la sorpresa de los cardiólogos: “¡Es increíble que el yoga tenga el mismo potencial que correr o montar en bici para prevenir las enfermedades cardiovasculares!”, asegura Miguel Ángel García-Fernández, secretario general de la Sociedad Española de Cardiología (SEC).

Un trabajo que resume la literatura científica sobre los beneficios del yoga en la salud -un total de 37 estudios que involucran a 2.768 personas- concluye que esta antigua práctica india está relaciona con una reducción de factores de riesgo cardiovasculares, incluidos el peso, la tensión arterial y el colesterol. Esta recopilación científica, realizada por investigadores de universidades de Holanda y de Estados Unidos, y publicada en el European Journal of Preventive Cardiology, demuestra que los beneficios del ejercicio físico aeróbico son ampliables a esta antigua disciplina centrada en la fuerza, flexibilidad y respiración para mejorar el bienestar físico y mental de la persona. El único”pero” que los investigadores encuentran respecto a montar en bicicleta o caminar a buen ritmo es que no controla los niveles de azúcar en la sangre.

¿Es el momento, entonces, de incluir la práctica del yoga para prevenir la primera causa de muerte de Europa? El doctor García-Fernández cree que aún hay que seguir investigando, aunque “nadie duda de que ejercitar esta disciplina es positivo. Pero aún hay que saber más para determinar, por ejemplo, cuántas sesiones son las recomendadas”. El secretario de la SEC, sin embargo, deja claro que el yoga es una opción “muy buena” para aquellas personas que, por el motivo que sea, por salud o sencillamente porque no les gusta, huyen de la práctica de ejercicio físico.

Los investigadores sugieren que los beneficios cardiovasculares del yoga podrían deberse a su capacidad para reducir el nivel de estrés. “Esto tiene efectos positivos sobre el estado neuroendocrino y la función metabólica”, añaden los autores de los trabajos, entre ellos, Myriam Hunink, investigadora del Centro Médico de la Universidad de Erasmus y de la Escuela de Salud Pública de Harvard. “Es posible que el impacto psicológico que conllevan los ejercicios aeróbicos también se produzcan con el yoga”, añade Hunink.

El doctor García-Fernández introduce otro factor: la disposición. Las personas que se suman a esta disciplina son “especiales”, señala, entendiendo como tal gente que tiene una manera de pensar determinada, una filosofía vital distinta y que buscan a través de los ejercicios y la meditación el bienestar físico y espiritual. “Creo que es muy posible que esa disposición, ese estar concienciado de hacer algo, sea en sí mismo un factor de prevención del riesgo cardiovascular”.

El secretario de la SEC recuerda que ya hace más de un año un estudio, recogido por esta sociedad científica, puso de manifiesto que aquellos pacientes que sufren episodios recurrentes de fibrilación auricular (FA) podrían reducir estos eventos cardiacos con la práctica de yoga. “La fibrilación auricular es una enfermedad cardiaca que se caracteriza por la alteración del ritmo del corazón, produciendo latidos irregulares y descoordinados. Se trata de la arritmia más frecuente en nuestro país”, explica el cardiólogo. Un millón de personas mayores de 40 años padece esta peligrosa patología.

La sociedad científica se hizo eco de un estudio publicado en Journal of the American College of Cardiology, realizado en el Centro Médico de la Universidad de Kansas y que analizó a 49 pacientes de 18 a 80 años con fibrilación auricular paroxística (recurrente). Durante el primer periodo de tres meses, fueron tratados con la medicación habitual (betabloqueantes). A lo largo de la siguiente fase de tres meses, se combinaron los fármacos con sesiones de yoga de una hora a cargo de un instructor profesional, al menos dos veces por semana. Siguieron una rutina de diez minutos de ejercicios respiratorios, diez minutos de ejercicios de calentamiento, media hora de asanas (posturas de yoga) y diez minutos finales de ejercicios de relajación.

El efecto de esta nueva práctica en los pacientes radicó en un descenso de los episodios sintomáticos de FA de un 31% y de los asintomáticos de un 50%. Además, los enfermos vieron cómo rebajaban sus niveles de presión arterial, inflamación, ansiedad y depresión tras la práctica rutinaria de yoga suave (estilo Iyengar), explican desde la SEC.

“Tras ver los resultados de este estudio, parece que el efecto calmante del yoga sobre el sistema nervioso resulta muy beneficioso para los pacientes con fibrilación auricular paroxística, por lo que convendría recomendarlo como una terapia, siempre de manera complementaria al tratamiento farmacológico y nunca de manera sustitutiva”, apunta el doctor García-Fernández.

La clave: la meditación

¿Qué tiene el yoga que tanto beneficia al corazón? Posiblemente sea la meditación, que es la práctica central de esta antigua disciplina. Otra investigación publicada en la revista Circulation y recogida por la Fundación Española del Corazón (FEC) es tajante: la meditación trascendental puede reducir un 48% el riesgo de mortalidad, infarto de miocardio y accidente cardiovascular en pacientes con enfermedad coronaria. La meditación trascendental es una sencilla técnica que se practica de 15 a 20 minutos dos veces al día, sentado, con los ojos cerrados mientras se repite una palabra o conjunto de palabras (mantra). Según la FEC, se distingue de otras técnicas de meditación por su “facilidad, naturalidad y eficacia”.

Los investigadores analizaron a un total de 201 hombres y mujeres de raza negra con enfermedad coronaria. Se les hizo un seguimiento de más de cinco años y se les sometió a un programa de meditación trascendental (con 102 participantes) y a un programa educativo sobre salud (99 participantes).

El resultado para aquellos que se sometieron al programa de meditación fue una reducción del 48% del riesgo de sufrir eventos cardiovasculares entre los que se incluyen la mortalidad, el infarto de miocardio y el accidente cerebrovascular. Para aquellas personas más comprometidas que practicaban la actividad también en casa, se alcanzó una reducción del 66%. Los resultados del estudio mostraron una diferencia significativa en la reducción de la presión arterial sistólica y mejoras en el control del estrés, la ira, la depresión y la hostilidad.

Y es que el estrés es uno de los grandes enemigos del corazón. Ante una situación de estrés, se activa el sistema nervioso y aumenta la presión arterial para hacer frente a la mayor necesidad de sangre por parte del cuerpo, debido a la liberación de hormonas vasoconstrictoras que incrementan la presión de la pared cardiaca y vascular. “El estrés nos ayuda a estar alerta pero si se da de manera prolongada puede contribuir al desarrollo de hipertensión y favorecer el desarrollo de enfermedades del corazón”, señalan desde la fundación.

“En distintas guías de práctica clínica se recomienda la inclusión del tratamiento de los factores psicosociales y la inclusión de técnicas de relajación para el correcto abordaje del paciente”, señala el doctor Francisco Ridocci.

Bondades y más bondades para la práctica de una disciplina bien conocida por los indios y que se ha ido extendiendo en el mundo occidental. Aun con las evidencias actuales, los expertos recomiendan más estudios para determinar con exactitud los beneficios del yoga en el corazón, para dejar de hablar en condicional y para poder hacer afirmaciones en presente.

Tanto el doctor Ridocci como el doctor García-Fernández, coinciden en que “parece innegable” que las técnicas de relajación como la meditación tienen un efecto positivo para los paciente cardiacos. “No obstante, cabe tener en cuenta que la meditación no puede ser una sustitución de ningún tratamiento farmacológico y es necesario también que el paciente cambie los hábitos de vida para adoptar otros más saludables”, advierten los cardiólogos

http://www.lavanguardia.com/vida/20141228/54422829615/yoga-corazon.html

Be Sociable, Share!

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS para no perderte nada

Otros artículos sobre
Por • 29 Dic, 2014 • Sección: Salud