Navidad verde

Durante esta época del año parece que tenemos que demostrar que somos capaces de “tirar la casa por la ventana”, pero hay que mostrar más atención al medio ambiente también. Con un poco de esfuerzo e imaginación podemos reducir el impacto medioambiental de esta Navidad. Por Koncha Pinos-Pey para E$spacio MIMIND.

Navidad verde

Aquí van algunas ideas para inspirar tu atención a la tierra

1. Compra menos. Algunos regalos de Navidad son muy prácticos y tienen que ser comprados nuevos, pero hay muchos otros que podrían ser de segunda mano y gastar menos. No todos los regalos tienen que ser comprados en unos grandes almacenes o en una tienda; puedes hacer tu propio regalo de modo único y personal. Para empezar, haz una lista de tus regalos y las personas a quienes van dirigidos. Después intenta simplificarlos: ¿Qué pasa si quitas uno, y dos, y tres? ¿Cómo te sientes?

2. Compra verde. Busca los regalos que están fabricados o hechos localmente. Muchos vienen del la otra parte del mundo con una etiqueta de “comercio justo”, pero tienen ya una huella ecológica muy alta. El impacto del transporte contribuye de modo significativo a las emisiones de efecto invernadero y al calentamiento global. Date una vuelta por las ferias artesanas locales y tiendas de artesanía, tienen muchas cosas bonitas. Si puedes elige los regalos que están hechos con productos reciclados; el apoyo a estos artesanos y empresas ayuda a reducir el flujo de residuos. Re-regala cosas que ya no tienen sentido para ti, o incluso algo que tiene mucho sentido. Si recibes algo de alguien que sabe cuánto lo quiere es mucho más valioso.

3. Conéctate con la naturaleza. La Navidad es una época para dar tiempo a la familia. Es también una buena ocasión de poner atención a la Tierra e inculcar los valores de la vida sostenible a los niños, amigos y comunidad. Tome tus binoculares y ve a contar cuántas aves locales hay en tu pueblo, organiza una caminata por la naturaleza con los tuyos. Nada mejor que un paseo por la nieve de noche con linternas, oír ulular el búho o despertarte oliendo a pino. Puedes plantar un pino o un árbol pequeño que simbolice el valor de la naturaleza compensada. Mejora un espacio natural que lo necesite, da y reconoce a la naturaleza todo lo que te da a diario.

4. Reduce el impacto de tu iluminación. Todos nos pasamos con las luces del árbol y los adornos. Los tiempos han cambiado, hay personas en nuestro país que no se calientan porque no llegan a final de mes, y mucho peor: la electricidad agota los recursos naturales del planeta. Mi sugerencia es que reduzcas la iluminación del árbol y adornos; simplemente es una pérdida de energía.

5. Alternativas al papel de envolver y a las tarjetas. La mitad del papel que se consume cada año en Europa se usa para envolver y decorar los productos de consumo. Si todo el mundo que envuelve regalos en Navidad envolviese solo tres regalos en bolsas de papel reciclado o de tela, se ahorraría tanto como para cubrir 45.000 campos de fútbol de arboles. Piensa cada vez que envuelvas un regalo: ¿de dónde viene ese papel? Evita la compra de aluminio, usa la cinta con moderación, no uses celofán y en lugar de comprar las tarjetas hechas, hazlas tú.

estudiosContemplativos

Be Sociable, Share!

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS para no perderte nada

Otros artículos sobre
Por • 30 Dic, 2013 • Sección: CARRUSEL, MIMIND, Sostenibilidad