El yoga, una terapia para tratar la fibrilación auricular

Aquellos pacientes que sufren episodios recurrentes de fibrilación auricular (FA) podrían reducir estos episodios cardíacos con la práctica de yoga. Así lo afirma un reciente estudio publicado en la última edición de Journal of the American College of Cardiology (JACC).

Hombre corazon

“La fibrilación auricular es una enfermedad cardíaca que se caracteriza por la alteración del ritmo del corazón, produciendo latidos irregulares y descoordinados. Se trata de la arritmia más frecuente en nuestro país”, apunta el Dr. Miguel Ángel García Fernández, vicesecretario general de la Sociedad Española de Cardiología (SEC).

El estudio, realizado en el University of Kansas Medical Center analizó a 49 pacientes de 18 a 80 años con fibrilación auricular paroxística (recurrente). Durante el primer período de tres meses, estos fueron tratados con la medicación habitual (betabloqueantes). A lo largo de la siguiente fase de tres meses, estos combinaron los fármacos con sesiones de yoga de una hora a cargo de un instructor profesional, al menos, dos veces por semana. Siguieron una rutina de diez minutos de pranayama (ejercicios respiratorios), diez minutos de ejercicios de calentamiento, media hora de asanas (posturas de yoga) y diez últimos minutos de ejercicios de relajación.

El efecto de esta nueva práctica en los pacientes radicó en un descenso de los episodios sintomáticos de FA de un 31% y de los asintomáticos de un 50%. Además, los enfermos vieron cómo mejoraba su función endotelial y rebajaban sus niveles de presión arterial, inflamación, ansiedad y depresión tras la práctica rutinaria de yoga suave (estilo Iyengar).

“Tras ver los resultados de este estudio, parece que el efecto calmante del yoga sobre el sistema nervioso resulta muy beneficioso para los pacientes con fibrilación auricular paroxística, por lo que convendría recomendarse como una terapia, siempre de manera complementaria al tratamiento farmacológico y nunca de manera sustitutiva”, apunta el Dr. García Fernández. “Serán necesarios más estudios para confirmar si la práctica de yoga ayudaría a las personas con fibrilación auricular a reducir de manera segura su medicación”, aclara el especialista.

Reducir el riesgo

Un gran número de pacientes en nuestro país podría beneficiarse de estos hallazgos, pues tal y como muestra el estudio OFRECE, realizado por la SEC, un millón de personas mayores de 40 años padece esta incómoda y peligrosa patología.

Mientras que en condiciones normales el corazón se contrae entre 60 y 100 veces por minuto, en el caso de la fibrilación auricular, las aurículas llegan a latir entre 300 y 450 veces por minuto, resultando en una aceleración del pulso, que es variable e irregular (hasta 150 o 180 latidos por minuto).

La fibrilación auricular incrementa el riesgo de embolias, produce alteración del pulso con palpitaciones e incluso puede llegar a provocar un fallo cardíaco e insuficiencia cardíaca. Es por este motivo que la primera opción de tratamiento siempre debe ocuparse de controlar el riesgo embólico y la irregularidad del pulso.

Cabe destacar, además, que la fibrilación auricular es la arritmia que más frecuentemente requiere internación. El envejecimiento poblacional hace prever que esta enfermedad se llegará a duplicar en los próximos 50 años.

Dra. P. Luna Calatayud
Jefa del Servicio de Nutrición y dietética
Hospital Universitario de la Ribera, Alcira

Be Sociable, Share!

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS para no perderte nada

Otros artículos sobre , ,
Por • 10 Jul, 2013 • Sección: Salud