Superar el estrés con Homeopatía

El estrés es una de las palabras recurrentes en nuestra sociedad moderna, aunque no sabemos exactamente lo que significa ni las consecuencias que tiene sobre nuestra mente y sobre nuestro cuerpo. Veámoslo desde la Homeopatía y sus remedios. Por Josep María Gasset.

Estresado

Primero hay una reacción de alarma y luego una adaptación a la misma si nuestro organismo es capaz de gestionar este estado. El problema viene cuando nos acostumbramos al estrés y nuestro cuerpo-mente también. En este punto no somos capaces de distinguir un estado de calma, ya que nuestro modus vivendi es la hiperactividad combinada con el no respeto a los ritmos circadianos. Ya la luz del sol no nos indica que debemos parar, hemos creado medios artificiales que nos permiten seguir, y seguir y seguir…

Hay un momento que se pueden manifestar todo tipo de síntomas asociados, como angustia, ansiedad, pánico, miedos, depresión, pero no somos capaces de reconocer que deberíamos parar y recuperar la calma mental, Shamata, y dejar que nuestra mente descanse y nuestro cuerpo se recupere.

Con la Homeopatía podemos impulsar nuestra energía vital para buscar una reacción que nos ayude a superar los momentos de estrés o los estados de estrés crónico. El remedio hará que pueda volver a mi centro y resolver aquello que me produce estrés. Por eso no hay un remedio específico para estrés, sino muchos remedios para muchas situaciones que me causan estrés.

Así por ejemplo si tengo mucho estrés por el trabajo porque me exige mucha dedicación y yo me identifico tanto con éste, y mis ganas de progresar y escalar puestos son tan altas que sacrifico mis horas y mis relaciones, mi familia y mis amigos, y ya no me importa por encima de quién debo pasar, empiezo a tener mal humor, disimulando a través de una pantalla de bien vestir y sonrisa irónica, buscando el liderazgo… un remedio adecuado será Lycopodium.

Lycopodium para los competidores

Este remedio es uno de los más prescritos, porque refleja uno de los tics más importantes de nuestra sociedad estresada y competitiva. Desde pequeños recibimos el mensaje que no vamos a ser nada si no competimos, y se nos entrena para competir, no para ser compasivos, ni con nosotros mismos, ni con los demás. Así que si lo tomo podré quizás cuestionarme por qué quiero escalar puestos, ser tirano, con malhumor y no compartir con los demás. Entonces voy a caer en la cuenta de que uno no sabe realmente quien es si no se quita la máscara, el disfraz y asume su auténtico rol de ser compasivo que es capaz de compartir y de darse tregua a sí mismo.

Nux Vomica para los pequeños emperadores

Si no soy capaz de darle la vuelta a esta situación, lo más probable es que el mal humor sea cada vez más grande y me convierta en un tirano, el pequeño emperador que todo lo controla, con violencia e imponiendo su criterio, sacrificando lo que sea necesario. Me acostaré tarde, tendré que abusar de estimulantes, café y comer mucho para poder reparar este exceso de energía estresante. Todos me temerán, y pensaré que me he ganado el respeto de los demás a base de imponerme y forzar, sin respetar la libertad de los otros. Qué equivocado estoy; en estos momentos ya no sé dónde está mi auténtico ser, ni quién soy. Pero aún estoy a tiempo de tomar Nux Vomica.

Es un excelente remedio para la intoxicación y para la autointoxicación, sobre todo mental, de egoísmo y egocentricidad. Quizá al cabo de un tiempo pueda romper mi ritmo frenético y bajar mi mente egoísta, violenta, a la que no le gusta que le contradigan, y relajarme. ¿Y por qué no practicar un poco de compasión empática y ponerme en el lugar de los demás para ver cómo ellos me veían antes de calmarme y ser comprensivo?

El ego de Nux Vomica es superlativo y es difícil de ver porque no deja espacio, todo lo ocupa. Así que su mente llena a su propia mente y no se da espacio ni tregua. Seamos compasivos y permitamos ver que el pequeño yo no es tan grande como la mente ilusoria pretende.

Natrum Muriaticum para los frustrados

El tercer remedio del que me gustaría hablar hoy es uno que seguro nos sacará grandes cantidades de estrés, sobre todo cuando viene por la frustración. Pero frustración ¿de qué? Pues de todo. Como ser sensible que soy, pongo mi empeño en hacer las cosas bien, incluso con mis relaciones, y recibo aquello que no quiero, decepción y decepción. Me deprimo porque yo pensaba que las cosas eran de otra manera, y ahora la realidad me da otra forma de verlo. Por eso me deprimo y me encierro en mí mismo, en mi casa, con mi coche, con mis cosas, y por si acaso, no me la juego más no sea que se repita la frustración. Natrum Muriaticum es el gran remedio para las decepciones del tipo que sean. Vuelve a centrarme y a darme la oportunidad para abrirme con prudencia a las nuevas oportunidades.

La pérdida de seres queridos también genera grandes dosis de estrés. Enfrentarse a momentos duros de pérdida nos hace poner en cuestión nuestra vida y todos nuestros asuntos. Natrum Muriaticum puede ayudarnos en este momento difícil, al mismo tiempo que hace que podamos ver la forma de reorganizar nuestras vidas sujetas a la impermanencia y al cambio. Buscar la raíz del sufrimiento y poder gestionarla de la mejor manera posible.

Ahora bien, pensar que si tomamos estos remedios ellos lo van a arreglar todo, no es correcto. La práctica de Mindfulness, estando en atención plena, va a permitirnos encontrar las raíces que deberemos comprender para que poco a poco podamos liberarnos del estrés del sufrimiento, o el sufrimiento que nos provoca el estrés. Nuestra mente ilusoria merece la atención plena para descubrir la verdadera mente, sabia, que podrá transformar nuestras vidas en una oportunidad de vivir en plenitud.

Hahnemann nos dio su legado y nosotros debemos aprovecharlo para que todos podamos alcanzar nuestros fines en esta existencia.

estudiosContemplativos

Be Sociable, Share!

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS para no perderte nada

Otros artículos sobre , ,
Por • 17 May, 2013 • Sección: General