Practica Ujjayi, y que la fuerza te acompañe

Todo el que ha pasado una infancia en condiciones tiene por fuerza que haber visionado la mítica Star Wars al menos una vez. La guerra galáctica entre los rebeldes y la fuerza imperial forma parte de nuestra educación, tanto como el juego de “tú la llevas” o saltar a la goma. Escribe Víctor Medina.

darth-vaderDicho esto, no hay mucho que explicar para traer a la memoria el estremecedor sonido que el maléfico Darth Vader expelía por la máscara al respirar. Seguro que de cani has imitado a Vader en sus forzadas inhalaciones y exhalaciones, con la rotunda voz de Constantino Romero, anunciando al valiente Skywalker: “Luke, soy tu padre”.

El oscuro caballero jedi dependía de un complejo sistema mecánico para respirar, no por una voraz afición a los “celtas” sin filtro, sino a causa de las heridas sufridas tras un duelo con Obi-Wan Kenobi a espada láser. Paradojas de la vida, en la práctica de yoga emulamos al condenado Vader con una respiración similar que lleva el nombre de Ujjayi, la respiración victoriosa.

Ujjayi es un tipo de pranayama que se practica en Ashtanga yoga, así como en otras modalidades de yoga Vinyasa. Este tipo de respiración controlada permite fluir con sensibilidad en la práctica de asanas.

Tirumalai Krishnamacharya, maestro de maestros yoguis, sostiene que al respirar al modo ujjayi se equilibran las inhalaciones y exhalaciones, obteniendo mayor oxigenación y aumentando la temperatura corporal.

Además, al tratarse de un tipo de respiración consciente y controlada, el yogui mantiene su atención centrada en la práctica, en una suerte de meditación en movimiento.

¿Cómo practicar Ujjayi? En pie o sentado con la espalda recta, conecta con la respiración. Inhala y exhala por la nariz, respira desde el diafragma hacia las clavículas, ensanchando la caja torácica. Activa la glotis para controlar en la garganta el flujo de la respiración. Esta acción es la que produce el sonido característico de ujjayi, y que te hará sentir el paso del aire por la garganta. Es como si cerraras el grifo para hacer que la respiración sea más sutil, prolongada y profunda.

Practica ujjayi y que la fuerza te acompañe.

Víctor Medina, profesor de yoga y periodista.

Be Sociable, Share!

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS para no perderte nada

Otros artículos sobre ,
Por • 15 Abr, 2013 • Sección: Firmas, Pranayama